Pilar del gasto familiar

Las remesas de yucatecos generan mayor consumo

Las remesas que envían los trabajadores yucatecos en EE.UU. impactan a la demanda en el mercado

En la primera plana de esta sección informamos que, según el Banco de México, en 2013 las remesas enviadas por yucatecos desde Estados Unidos fueron de 123.5 millones de dólares, un aumento de 3% respecto a las de 2012.

El economista Antonio Osorio Acevedo, director de Información Sistemática de la Península, señala que las remesas de 2013 equivalen a 1,621 millones de pesos, que es casi la mitad de la partida presupuestal destinada al pago de los sueldos base del personal de la Secretaría de Educación estatal.

Esto significa, explica, un envío mensual promedio de 135 millones de pesos.

Estudios del Banxico revelan que en Yucatán la mayor parte de los envíos de remesas son mensuales, en partidas de $3,600, promedio.

Los principales beneficiados de las remesas, añade el especialista, son las poblaciones con tradición de trabajadores migratorios, como Peto, Muna, Oxkutzcab, Motul, Tunkás, Cenotillo, etcétera.

Según Osorio Acevedo, estudios del Banco de México sostienen que el 84% de las remesas en Yucatán se destinan al consumo familiar básico y el resto a sufragar gastos de salud y que la mayoría de los beneficiarios son familiares directos: hermanos, hijos, padres o cónyuges del trabajador migratorio.

Hay la presunción, añade, de que en muchas poblaciones del interior del Estado las remesas representan las principales fuentes de ingreso, “de allí su importancia política y económica”.

De acuerdo con Osorio Acevedo, el aumento de las remesas a Yucatán es consecuencia de un repunte en la industria de la construcción en Estados Unidos, que emplea a muchos yucatecos, y también a la recuperación de la demanda interna en el vecino país del Norte, derivada de un incremento en la creación de empleos.- HERNAN CASARES CAMARA




Volver arriba