Interés por el petróleo

Yucatán podría estar en la mira de los extranjeros

Pemex reactivaría en breve sus planes de perforar pozos exploratorios en aguas de Yucatán. En la foto, la Sonda de Campeche

La reforma energética aprobada recientemente por el Congreso de la Unión, que facilita la participación de empresas extranjeras en la exploración y explotación de los recursos petrolíferos del país, podría reactivar el Proyecto Progreso de Petróleos Mexicanos (Pemex), diseñado para cuantificar los yacimientos en las costas de Yucatán, pero suspendido temporalmente por falta de recursos.

El costo de exploración y producción de un barril de petróleo en esta zona se estima en 10.1 dólares, cuando el precio del barril de petróleo en el mundo es de 65 dólares en promedio, señala Saúl Karakosky, subdirector del Centro Interdisciplinario de Estudios y Proyectos, A.C., especialista en temas de energía, consultado en la ciudad de México.

Estas cifras y la posibilidad legal para los extranjeros de invertir en la industria petrolera nacional hace ahora más atractivo el Proyecto Progreso, añade.

“No es casual que Pemex haya revisado sus estimaciones de los recursos prospectivos de la Plataforma de Yucatán, cuyo único proyecto exploratorio es precisamente Proyecto Progreso, en víspera de la aprobación de la reforma energética”, subraya.

La Plataforma de Yucatán tiene una extensión aproximada de 130,000 kilómetros cuadrados, la mayor parte en el mar, frente a las costas del Estado. En la porción terrestre comprende a Yucatán, Quintana Roo y parte de Campeche, Tabasco y Chiapas.

El Proyecto Progreso se ubica en aguas territoriales de Yucatán y cubre un área de 90,704 km, equivalente al 69 por ciento de toda la superficie prospectiva de la Plataforma Yucatán.

Este proyecto consta de tres áreas: Chicxulub Sur, Chicxulub Poniente y Oriente, y Chicxulub Norte. Esta última, según los estudios preliminares de Pemex, está ubicada cerca del arrecife Los Alacranes y tiene “trampas de tipo estructural y combinadas, en donde se esperan acumulaciones significativas de aceite pesado”.

Cálculos

El objetivo de Proyecto Progreso es evaluar las reservas de aceite en la zona, que se calcula podrían ir de 21 millones a 975 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (bpce) con un valor promedio -en estimaciones de 2009 – de 300 millones de bpce. Ahora, las estimaciones aumentaron a 500 millones de bpce.

Para lograr esto, el proyecto prevía la perforación de 15 pozos exploratorios entre 2013 y 2026, con una inversión de $15,054 millones.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos, entidad del gobierno federal encargada de autorizar los proyectos de exploración petrolera, emitió un dictamen negativo sobre Proyecto Progreso en 2012, porque Pemex no presentó los permisos ambientales requeridos ni la información geológica y de seguridad industrial completa, así como la relativa a la factibilidad económica, por lo que recomendó a la empresa completar esos estudios.

Pemex, ante la falta de recursos financieros, suspendió temporalmente el proyecto.

“Por esta falta suficiente de estudios geológicos y geofísicos, el gobierno mexicano no ha podido establecer un sistema petrolero activo en la zona”, indica Karakosky, “aunque haya indicios de la existencia de importantes reservas de aceite”.

Antecedentes

“En la Plataforma de Yucatán se han perforado 24 pozos prospectivos en los últimos 65 años, pero ninguno ha sido productor”, añade. “Sólo dos han cortado rocas carbonatadas y evaporíticas del Cretácico Inferior, las rocas que impiden la salida del aceite”.

Con base en modelos geológicos de los pozos, se considera que la generación de petróleo en la Plataforma de Yucatán se inició hace 40 millones de años y continúa creciendo hasta hoy.

Los pozos exploratorios revelan una sedimentación carbonatada de más de 4.5 kilómetros de espesor, que pueden contener grandes acumulaciones de hidrocarburos típicamente comunes a nivel mundial, dice un estudio de Pemex sobre la Plataforma. Estas acumulaciones pertenecerían a la misma columna geológica de los campos Xan, en Guatemala, y Eagle en Belice, ambos ricos en crudo pesado.

Depósitos de petróleo con una calidad similar al de estos campos se espera encontrar en la Plataforma de Yucatán, agrega el informe.

“Sin embargo, es necesario realizar estudios más profundos para precisar el tamaño de las reservas petroleras en la zona”, advierte Karakosky. “De aquí precisamente nace el Proyecto Progreso”.

Potencial

Hasta ahora -añade el especialista- hay indicios de la posible existencia de 500 bpce, según Pemex, aunque ésta es sólo una apreciación prospectiva, es decir, “volúmenes de hidrocarburos no descubiertos que se esperan recuperar asociados a una estrategia exploratoria”.

Aún así -afirma- persiste el potencial petrolero de la zona, que podría ser muy atractivo para las compañías petroleras foráneas.-HERNÁN CASARES CÁMARA

En sus palabras | Saúl Karakosky

Negocio redondo

Saúl Karakosky, experto en elaboración de proyectos de inversión para la industria eléctrica y petrolera, dice quede acuerdo con información de Pemex, el costo de exploración, desarrollo y producción de un barril de petróleo en la zona marina adyacente a Yucatán se estima en 10.1 dólares, cuando el precio promedio de un barril en el mercado mundial es de 65 dólares. “Por donde se le quiera ver, se trata de un negocio redondo”, enfatiza.




Volver arriba