Impuesto a pan impacta ventas del sector en Yucatán

 

Impuesto a pan impacta ventas del sector en Yucatán

Impuesto a pan impacta ventas del sector en Yucatán

MÉRIDA (Notimex).- El impuesto de ocho por ciento a los panes con más de 100 calorías llevó a los panaderos de Yucatán a aumentar el precio de sus productos para evitar desajustes financieros en sus negocios, lo que impacta en las ventas del sector.

La delegada de la Cámara Nacional de la Industria de la Panificación (Canainpa), Leticia Pech Gamboa, recordó que en la reforma fiscal aprobada recientemente se estableció un impuesto de ocho por ciento en todos aquellos alimentos que tengan más de 100 calorías por unidad, ‘porque se supone ocasionan obesidad’.

Ese gravamen sólo se debería aplicar a los productos etiquetados de las grandes empresas y no a los que se venden al menudeo, como pasa en la mayoría de las panaderías, consideró.

Los productos etiquetados son de grandes empresas nacionales y algunas locales ya conocidas que producen panes, pastelitos, chocolates y galletas que son dulces y tienen más de 100 calorías, dijo.

‘El problema es que los panaderos locales no producen panes que en su mayoría tengan 100 calorías o más, pero de todas formas son sujetos a ese gravamen, lo que afecta su economía’, lamentó.

Ante ello, los socios de la delegación local de la Canainpa acordaron en mayo pasado un aumento en los precios de los panes dulces para evitar desajustes económicos en sus empresas.

Así que los productos pasaron de tres pesos una pieza hasta seis pesos, dependiendo el tamaño del producto, aunque hay algunos que se venden en 3.50 pesos para no afectar tanto al consumidor, añadió.

Eso generó que si un consumidor acostumbraba a llevarse cuatro piezas, ahora sólo adquiera tres, lo que sin duda lejos de ayudar al crecimiento del consumo y la economía la afecta todavía más.

Pech Gamboa aclaró que en los llamados ‘panes salados’, como el francés, teleras, bolillos, cocotazos, galletas y bizcochos de manteca, no hubo alza porque no se paga impuesto por esos alimentos.

Además de los impuestos, los precios de los insumos también aumentaron, como el costal de 50 kilogramos de azúcar, que pasó de 300 a 350 pesos, ‘pero no por ello aumentó el precio del pan dulce, sino por el nuevo gravamen’, indicó.

De hecho, abundó, se decidió efectuar un censo de las panaderías que han cerrado de enero a mayo pasado, pues se sabe que algunas cambiaron de dueño y de nombre y otras dejaron de operar.

‘Lo que saca adelante a muchos de los socios son las ventas de panes salados que tienen demanda todo el año y que por fortuna no son objeto del nuevo impuesto a los alimentos con alto contenido calórico’.

 




Volver arriba