Economía de claroscuros

Hay señales de esperanza, peseal estancamiento

Los contadores Fernando López Macari, Álvaro Garza R. de la Gala y Rodolfo Martínez Septién (presidente local del IMEF), ayer en el Hotel Hyatt

Dos noticias, una buena y una mala. Primero la mala: la fuerte desaceleración económica que afecta al país desde 2013 se ha prolongado al primer trimestre de 2014. “La economía de México sigue estancada y aunque se puede esperar mejoría en el futuro, no será espectacular. Los datos de la demanda interna confirman esta tendencia”, comenta el CPC Rodolfo Martínez Septién, presidente local del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

La buena noticia es que, afortunadamente, por el lado de la demanda externa -particularmente Estados Unidos- se observa una recuperación vigorosa y esto tendrá repercusiones positivas en el crecimiento de México, comenta, al dar a conocer los resultados del Indicador IMEF del Entorno Empresarial Mexicano correspondiente a abril.

Caídas

El CP Álvaro Garza R. de la Gala, consejero ex presidente del organismo, señala que el Indicador IMEF Manufacturero reportó en abril una disminución de 1.4 puntos respecto al mes anterior, para ubicarse en 51.1. “Pese a esto, el indicador se mantiene arriba del valor de 50, que sugiere que la economía mexicana puede salir de este estancamiento y cerrar el año con cifras positivas”.

El Indicador IMEF No Manufacturero -que mide el consumo de la población- también registró una caída de 0.6% respecto a marzo, para ubicarse en 50.6. “Sin embargo, esperamos que estos indicadores mejoren impulsados por los resultados de la economía de EE.UU.”.

Dadas las condiciones actuales, el IMEF ajustó a la baja la perspectiva de crecimiento para este año, de 3.1% a 3%, añade Martínez Septién. La inflación, prosigue, cerraría en 3.9% y el tipo de cambio en 13 pesos.

En cuanto al empleo, aunque se crearán 580,000 trabajos, “la cifra está lejos de las necesidades, que son de 1.000,000″.

Yucatán

“En el caso de Yucatán, de mayo a octubre son los mejores meses para la industria maquiladora, pues empieza a preparar la producción que se debe exportar el fin de año, por lo que se espera una recuperación en este sentido”.

“Deben concretarse a la brevedad las reformas que faltan y corregir, como en el caso de la fiscal, ciertos elementos que desincentivan la inversión, que no tienen razón de ser -como los que afectan las deducibilidades en el caso de prestaciones y situaciones relacionadas con los salarios- y que perjudican al empresario, al empleado o a ambos”, concluye Martínez Septién.- Mario S. Durán Yabur




Volver arriba