Claroscuros en la nueva economía

Claroscuros en la nueva economía

No se acaba la pobreza, asegura un especialista

Fernando Samperio Sánchez en la   conferencia "Política monetaria, crecimiento económico y el papel de los nuevos instrumentos y herramientas en mercados financieros: retos y perspectivas locales y globales", en la Universidad del Mayab

En los últimos 30 años México tuvo una gran transformación: pasó de una economía cerrada que sólo exportaba petróleo a otra que envía gran cantidad de manufacturas al extranjero, pero ese proceso tiene claroscuros, dijo Fernando Samperio, especialista en economía.

-Por un lado, las manufacturas que exporta México igualan a todo lo que vende el extranjero al resto de hispanoamérica -añadió-. Pero al mismo tiempo no se acaba la pobreza y en unos casos ésta creció.

-En materia de financiamiento, también hubo un cambio enorme. Antes el financiamiento provenía de bancos locales y ahora viene del mercado internacional, pero esto tiene riesgos.

Samperio Sánchez es licenciado en Economía, tiene dos maestrías en ese ramo y cursa un doctorado. Es consultor y catedrático universitario.

Ayer dio en esta ciudad una conferencia para promover la nueva maestría en Finanzas que ofrecerá a partir de abril la Universidad Anáhuac Mayab.

Gran demanda

El especialista consideró que los universitarios tienen amplio campo de trabajo en ese ramo, porque en el Sureste hay demanda de ese tipo de profesionales.

Respecto a las microempresas, un sector con el cual ha trabajado, el especialista dijo que en ese ramo hay “datos espectaculares”, pero también camino por andar, en particular en materia de financiamiento para ese tipo de negocios.- H.V.A.

Microempresas

Talento desperdiciado

El conferencista dijo que “nos falta hallar una forma efectiva de financiar a esos empresarios, los cuales son talentosos y batallan todos los días, pero carecen de las herramientas para crecer.

En el abandono

“Tristemente en los últimos 15 años ese sector estuvo abandonado. En ese lapso se diseñaron instrumentos para empezar a voltear a verlos, indicó el economista.




Volver arriba