Becsa: hogares más que casas

La calidad, marca del Grupo, que celebra 30 años

3_220614p14notadevolvophoto01
1 / 2


Al fraccionamiento Diamante se llega por el Periférico poniente, cerca del cruce con la carretera a Umán. Las casas muestra pueden visitarse en el módulo de información y ventas. Información en www.aquiquierovivir.com, al correo [email protected] y al teléfono (999) 316-1212. Arriba, Eduardo Francisco Cáceres Salazar, César Manuel Sánchez Cetz, Paul González Carrillo y Mario Miguel Pérez Cuevas


La calidad, marca del Grupo, que celebra 30 años

Grupo Becsa celebra este 2014 30 años de fundado. Lo que comenzó como una empresa enfocada en la construcción de infraestructura pública es actualmente una empresa comercializadora de conjuntos habitacionales de calidad.

“No vendemos casas, promovemos la creación y desarrollo de comunidades habitacionales en las que, por su diseño, calidad constructiva, equipamiento urbano, servicios y sentido de comunidad, las familias quieran vivir”, explica Paúl González, director comercial de los fraccionamientos Diamante, La Joya y La Perla.

Al día de hoy, más de 5,000 familias viven en casas de Becsa, principalmente en el poniente de la ciudad. En estos 30 años, el Grupo ha sido testigo de la evolución del mercado de la vivienda de interés social en Yucatán.

“Es un mercado vigoroso y lleno de retos con la llegada de clientes de otros estados del país y del propio mercado interno”, dice el ejecutivo.

La demanda de los trabajadores yucatecos por disfrutar de una calidad de vida que trascienda la puerta de su hogar ha llevado a Grupo Becsa a comprometerse con la creación de desarrollos habitacionales que privilegian la convivencia, la comunidad y el bienestar de las familias que ahí viven.

“Estamos conscientes de que somos los arquitectos de la ciudad y queremos que sea una capital inteligente, bien planificada, ordenada, con identidad propia y calidad de vida, por eso ponemos todo nuestro empeño en nuestros productos, pues son nuestra carta de presentación. Más que casas, buscamos hacer verdaderos hogares”, señala.

Miguel Pérez Cuevas, director administrativo de Grupo Becsa, explica que la empresa está comprometida a garantizar a los residentes de sus desarrollos nueve satisfactores: planeación urbana, calidad constructiva, plusvalía, amenidades que promuevan la convivencia, entorno seguro, accesibilidad a servicios públicos, educativos, comerciales y de esparcimiento, productos financieros, asesores certificados y atención postventa.

“Hemos logrado algo que en Mérida se está perdiendo, la regeneración del sentido de comunidad, ya que promovemos en los residentes la formación de sus comités vecinales y así, en conjunto con la desarrolladora y las autoridades, tratar temas como la seguridad y vigilancia, los servicios públicos, la conservación de los parques y la reforestación”, concluye el ejecutivo de Becsa.- Luis Iván Alpuche Escalante

Desarrollo | Planeación cuidadosa

Grupo Becsa busca la creación de un sentido comunitario en sus diferentes desarrollos.

Identidad propia

Un ejemplo del fomento comunitario se da en el fraccionamiento Diamante, en el suroeste de la ciudad. Antes de arrancar el proyecto, los desarrolladores se dieron a la tarea de averiguar cómo es la casa ideal de la familia promedio, cómo la quiere, qué busca, qué necesita. En ese contexto y tras dos años de estudios de mercado, nació un conjunto residencial que resultó armonioso, cuya singularidad arquitectónica y funcionalidad terminaron convirtiéndose en una señal de identidad.

Red social

En el fraccionamiento Diamante los vecinos han diseñado una singular y muy actual manera de estar en permanente contacto: las redes sociales. Formaron su comité vecinal, encabezado por el maestro César Manuel Sánchez Cetz, con comisiones de bienestar social, conservación e imagen, política vecinal y a través de Telegram (red similar al WhatsApp) se mantienen comunicados y se avisan de cualquier evento extraño que observen en su fraccionamiento. Esto, dicen, surge de la necesidad de socializarse y sentirse seguros, como en familia.




Volver arriba