Aún es caro el limón

En mayo o junio deberá alcanzar su precio más bajo

Aunque ya no está por la nubes, el limón aún no alcanza su precio más bajo. Arriba, una vendedora del cítrico en el mercado "Lucas de Gálvez"

El limón sigue caro para las amas de casa y comerciantes, pero el precio ya no está por las nubes como el mes pasado cuando el kilogramo alcanzó hasta $60 en el mercado.

El limón todavía no llega a su precio más bajo como en meses anteriores y según estimaciones del director de la Central de Abasto de Mérida, Luis Canto García, en mayo o junio próximos lograría su estabilidad como un producto barato porque aumentaría la producción en Yucatán, tanto en los patios de las casas como en los huertos.

Canto García informó que en estos momentos la naranja agria también se disparó de precio por la escasez: ayer la caja de ese cítrico se vendió a más de $500 la caja de aproximadamente 16 kilos.

El kilogramo de naranja agria se cotizó a más de $40 en los mercados de Mérida y una pieza costó hasta $9.

Canto García informó que la caja de limón de Colima se vendió a $200 y $250 la caja de 19 kilos y el limón persa a $300 y $350. Durante la escasez de limón las cajas se vendieron a $700 y $800 en las centrales de abasto de la ciudad. Sin embargo, gradualmente se estabiliza el precio porque se trae limón de Colima, Campeche, Veracruz y el sur del Estado.

“El precio del limón está a la baja y creo que en un mes más se va a estabilizar por el aumento de la producción”, señaló el director. “Ahora aumentó la oferta y los productores se vieron obligados a bajar sus precios porque ya hay competencia”.

Dijo que el limón persa y el “indio” son los frutos que prefieren los consumidores por su acidez y mayor rendimiento, pero durante la crisis de producción los yucatecos consumieron las especies Colima y el italiano, aunque éste último no tiene mucha aceptación en el gusto de los yucatecos porque tiene un sabor diferente a los cítricos locales.

Consideró que en los próximos dos meses el precio del limón bajará drásticamente y la caja podría llegar a $60 o menos de $100 porque para mayo y junio los árboles ya tendrán frutos listos para el consumo.

La Central de Abasto recibe cientos de kilos de limón de las diferentes especies, pero no hay un control del volumen porque entran mezclados con otras frutas y verduras en los tráileres y camiones cargueros.

Las amas de casa mantienen limitada la compra del limón y excluyeron los refrescos de limonada natural por el alto precio del cítrico. En los mercados y puestos de verduras de las colonias el precio del limón se cotiza a $26 el persa y $19 el Colima, una cantidad que consideran alta porque es un producto casero generalmente barato.

“Todavía está caro el limón”, señaló Margarita Vargas Rosado después que separó tres limones para su comida del día en un puesto de verduras del fraccionamiento Morelos.

La ama de casa recordó que en años anteriores y hasta antes de la crisis del limón este cítrico estaba regalado en la ciudad. Lo conseguían hasta con sus vecinas que tienen árboles o en la calle donde la gente sembró los cítricos en las aceras de las casas. Sin embargo, cuando dijo escasear el limón por ningún lado conseguían el popular fruto.

“Dejamos de preparar limonada para acompañar el almuerzo y el limón se convirtió en un producto de lujo porque lo cuidamos y no desperdiciamos su jugo”, señaló. “Ya está bajando un poco de precio, pero todavía es muy caro para las familias”.

La escasez del limón en México, según la Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos de Jalisco, fue por la presencia de la plaga conocida como dragón amarillo que secó los árboles de limón criollo en Colima y Michoacán, principales productores del país, y redujo un 40% la producción.- Joaquín Chan




Volver arriba