Afectación por el comercio informal

Afectación por el comercio informal

Las fiestas patrias sacan a las calles a más ambulantes

Como cada año las fiestas patrias traen a Mérida a ambulantes de otras zonas de la República, que se instalan en el Centro Histórico

Las fiestas patrias sacan a las calles a más ambulantes 

La Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo de Mérida advirtió sobre la afectación que están resintiendo los negocios y establecimientos del Centro Histórico a consecuencia de la invasión de vendedores ambulantes que ocupan las calles, aceras y espacios públicos, ante la indiferencia de las autoridades.

El presidente de la Canaco Mérida, José Manuel López Campos, señaló que el número de vendedores ambulantes aumenta en ciertas temporadas, como en las fiestas patrias, por la llegada de comerciantes de otros estados, que desde semanas antes al 16 de septiembre ofertan artículos relacionados con la celebración.

Este tipo de ambulantaje, anotó, se encuentra en el pasaje Emilio Seijo, la Primera Calle Nueva, el parque Eulogio Rosado y el atrio de la Catedral.

Aunque, este año los comerciantes establecidos se quejan de que no se trata únicamente de la venta de ese tipo de artículos, junto con ellos han aumentado también el comercio informal de artículos de importación, productos de imitación de marcas y puestos de alimentos, resaltó.

La afectación al comercio establecido, indicó, es grave en esta temporada, porque abarca dos quincenas, la última de agosto y la primera de septiembre, cuando los consumidores acaban de afrontar los gastos de las vacaciones y el regreso a clase.

El líder empresarial sostuvo que el incremento de la actividad informal, ya rebasó los límites del Centro Histórico, ya que ahora se les ve en las principales avenidas de la ciudad, en los cruceros de mayor circulación vehicular, en el Anillo Periférico, en los parques y en áreas públicas de algunas colonias de la ciudad. Incluso, en algunas de las banquetas que ya debían estar despejadas, como parte del compromiso asumido con el Ayuntamiento de Mérida con la Canaco.

Por ello, señaló, la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Mérida hace un llamado a las autoridades competentes para tomar cartas en el asunto y evitar la proliferación de más vendedores ambulantes.

Desde luego, agregó, el Ayuntamiento tiene que revisar el censo que su Dirección de Mercados levantó, y empezar por recuperar los espacios públicos que ocupan quienes no cuentan con ninguna “autorización”. El presidente de la Canacome recalcó la necesidad de coordinar las acciones de los tres niveles de gobierno, ya que se han realizado algunos operativos aislados de dependencias estatales y federales, pero que no han dado buenos resultados y no son permanentes. Se requiere la participación con el Comité Municipal de Mercados de las autoridades federales y estatales, como el SAT, la PGR, el IMSS, la SSA, la STPS, la SSP, la CNDH, entre otras, subrayó. Consideró que el siguiente paso, sería continuar con los programas de colaboración con las organizaciones empresariales y civiles que han quedado pendientes, tanto el de la Cámara de Comercio, “El Paso de los Vendedores Ambulantes a la Formalidad”, como el de la Fundación del Patronato del Centro Histórico A.C., que contempla la habilitación de casonas para la reubicación voluntaria de vendedores ambulantes. Este tipo de competencia desleal representa un duro golpe para los comerciantes legalmente establecidos que pagan sus impuestos, pues mientras ellos mes con mes tienen que ajustarse para cumplir con sus compromisos fiscales y de operación, los informales no tributan ni tienen gastos al posesionarse de las calles, apuntó.

De un vistazo

Leyes y reglamentos

José Manuel López Campos, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo de Mérida, indicó que aunque algunos de estos ambulantes esgrimen que cuentan con permiso del Ayuntamiento y pagan “derecho de piso”, eso no exime a las autoridades estatales y federales a la aplicación de las leyes y reglamentos que tienen que cumplir los comerciantes formales, que pagan impuestos y periódicamente reciben visitas de verificación de cumplimiento.




Volver arriba