Abundancia de ofertas en Mérida

Comercios bajan sus precios hasta un 50 por ciento

La mejor época para hacer compras no fue Navidad, sino estos primeros días de enero en los que el comercio en general ofrece descuentos de hasta 50% en sus productos, y permite pagar esas compras a plazos sin intereses.

En unos casos es todo el año o mucho tiempo más para saldar lo que se adquiera ahora. El comprador puede ir pagando la deuda de aquí hasta la próxima Navidad.

Compras en el centro de Mérida

Compras en el centro de Mérida

En los comercios abundan los grandes carteles anunciando promociones, rebajas, descuentos, “ofertones”, bonificaciones y liquidaciones, o bien ventas al dos por uno. Los precios disminuidos están pintados con números grandes, encima de las mercancías, y en unos casos tienen agregadas leyendas alusivas a los obsequios que se acostumbran en el día de los Reyes Magos.

La mercancía rebajada es variada. Hay calzado, abrigos, ropa informal y de fiesta, muebles, artículos de línea blanca, copiadoras, productos de limpieza, latería, dulces, cereales, carnes frías, implementos para bebés y muchos juguetes.
También bicicletas, calentadores de agua, pintura, artículos de plomería y electricidad, colchones, televisores, radiograbadoras, computadoras, lámparas, vinos, cosméticos, lociones, regalos, alimentos y otras cosas más.
Pero esos establecimientos se ven casi vacíos, pocos entran para “aprovechar” esas gangas. Ahora la atención está centrada en la próxima fiesta, la de los Reyes Magos y la tradicional rosca.
En los mercados Lucas de Gálvez y San Benito, así como en varios centros comerciales y panaderías de la ciudad ya se ofrecen esas piezas redondas, a precios que van de los 50 a los 270 pesos.

En medio de ese alud publicitario la población olvida que desde el miércoles pasado aumentaron los precios de las gasolinas y otros productos más, y que hay nuevos impuestos, lo cual en conjunto esfumará la exigua alza salarial.
Quien compre un perro, un gato u otra mascota pagará gravamen por ello, y también por el alimento industrial o procesado que adquiera para criarlo.
Se espera que pronto haya ajustes de precios en los refrescos embotellados y gasificados, porque ahora se pagará $1 de impuesto por cada litro de esas bebidas.

También hay mayor tributo por la llamada “comida chatarra”, una acción que, según las autoridades, ayudará a reducir el consumo de esos alimentos que contribuyen al problema de sobrepeso en la población.
Las papitas, los pasteles, frituras, dulces, helados, jarabes, galletas, chocolates y otros productos más están en ese segmento.
En Mérida ya subió la tarifa del transporte público de pasajeros, pero está previsto un amento más en este año.— Hansel Vargas Aguilar




Volver arriba