Reciben certificación

Reconocimiento de la CNDH a la labor Casa Crisal

Yaremí Aké Sustersick, directora de "Los Halcones", muestra el cartel de la campaña para recaudar recursos para la construcción de la sede propia de Casa Crisal. Le acompañan  Marías Jesús Ocaña Dorantes, directora del sitio; Isabel Interián Cruz y  Jorge Martínez Méndez

Un proyecto casi único en su tipo en el país, creado hace cuatro años en Mérida para proteger a niñas y adolescentes víctimas de violencia extrema, recibió recientemente una certificación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Además, ese trabajo altruista ya fue motivo de una nota periodística en el New York Times, y además está generando interés fuera del estado debido a sus características.

Se trata de Casa Crisal, un refugio que da protección y atención integral a menores rescatadas de situaciones de violencia y enviadas a esa institución por la Fiscalía estatal y la Procuraduría de Defensa del Menor y la Familia (Promedefa).

Actualmente esas casa protege a 15 niñas y adolescentes, varias de ellas ya cursan el bachillerato. En promedio se invierten $106,000 mensuales para el alojamiento, comida, transporte, educación, atención médica y otros servicios más para ellas, así como en los gastos de empleados, electricidad, agua, mantenimiento, etc.

Aportaciones

El 30% de esa cantidad la aporta el gobierno estatal y el resto proviene de donaciones. A ese reto se suma la construcción de un edificio propio, lo cual ya iniciaron.

Cuentan con un patronato y un grupo de colaboradores que surgió hace tres meses bajo el nombre de “Los Halcones”, cuyo fin es recaudar fondos.

-Nos sorprendió el registro que nos dio la Comisión Nacional de los Derechos Humanos pues no estábamos enterados que esa institución conocía nuestro trabajo -dijo la María Jesús Ocaña Dorantes, directora de Casa Crisal.

-Un día me citaron a una reunión en la que estuvo el presidente de esa comisión, Raúl Plascencia, y ahí me enteré que nos darían un registro de carácter nacional que certifica nuestro trabajo con niñas y adolescentes.

-Mucho antes nos visitó la actriz Kate del Castillo, en su carácter de embajadora contra la trata de personas de la CNDH.

Diario neoyorkino

El trabajo que realiza Casa Crisal también llegó al periódico New York Times por una vía inesperada, la cultural.

-Mi hermano Cristóbal Ocaña, bailarín, coreógrafo y director del Certamen Interamericano y Panamericano de la Confederación Interamericana de Profesionales de la Danza (CIAD), fue instructor en Casa Crisal, donde utilizó la danza como elemento para contribuir a la fortaleza emocional de estas víctimas de la violencia.

-Mi hermano invitó a sus alumnas a participar en una presentación junto con grupos de varios países, lo cual atrajo a periodistas del extranjero, entre ellos uno del New York Times, el cual escribió sobre ellas.

Respecto a los colaboradores denominado “Los Halcones”, su directora, Yaremí Aké Sustersick, dijo que ese grupo está formado por estudiantes, profesionistas, empleados, amas de casa e incluso una abuela que conocieron el trabajo de Casa Crisal y decidieron unirse para apoyarla. Eligieron el nombre de “Los Halcones” porque estos vuelan alto.

Junto con Isabel Interián Cruz y Jorge Martínez Méndez, integrantes de ese grupo, manifestó que ya reunieron $500,000 que sirvieron para topografía, deslinde, estación de piedras, excavaciones para fosa séptica y cisterna y casi toda la barda perimetral del terreno.

Ahora tienen en marcha una campaña de recaudación de fondos denominado “Inspirando a volar”, en la cual proponen a la población considerarse “un donador de amor” y contribuir con esa causa mediante aportaciones en efectivo, materiales para construcción, alimentos, etcétera.- Hansel Vargas A.

“Halcones” | Trabajo

Su meta es reunir los $5 millones para la construcción de edificio de Casa Crisal.

Instalaciones

Según el ingeniero Arturo González Solís, colaborador del plan, el inmueble tendrá cinco habitaciones, cada una con seis camas individuales, comedor, área de usos múltiples, cocina, comedor, enfermería, oficina, centro de entretenimiento, lavadero, terraza y terreno para cultivos y proyectos de acuacultura y apicultura.

Terminación

La fecha de la terminación del proyecto depende de la colaboración de la sociedad yucateca. Casa Crisal recibió recientemente una certificación de la CNDH-.




Volver arriba