Los adolescentes y jóvenes, en riesgo

No dimensionan la trascendencia de sus acciones

Víctor Roa Muñoz, director del Centro de Integración Juvenil

Los adolescentes y jóvenes yucatecos están pasando por una etapa de transición donde cuestionan los valores aprendidos, aunado a los avances en la tecnología.

Están buscando espacios para llamar la atención, ser escuchados, opinó Víctor Roa Muñoz, director del Centro de Integración Juvenil, sobre el caso del sitio web de Tekax que se publicó en el el domingo pasado.

Roa Muñoz consideró que hoy día los jóvenes pueden conectarse y comunicarse con una rapidez tremenda, y uno de los principales motivos que los llevan a realizar ese tipo de actividades es la dificultad de comunicarse con los adultos: padres de familia, maestros y figuras de autoridad.

Ganas de expresarse

Los adolescentes buscan de alguna manera manifestar lo que piensan, lo que sienten, añadió. Ya que los adultos no les prestan la atención adecuada, ya sea porque están enfocados en el trabajo para llevar el sustento a la casa, y se olvidan de lo primordial que es el cuidado de los hijos, o porque son de familias separadas, divorciadas.

Los adultos se preocupan más por hacer su nueva vida, con su nueva pareja, y dejan rezagados a los hijos, lo que hace que éstos se involucren en actividades como el consumo de sustancias legales o ilegales y otras cosas.

Otro factor adverso es que los muchachos no reciben una educación informada sobre su sexualidad y tratan de explorar este mundo por ellos mismos, pero son influenciados por personas mayores o por sus novios.

“Los jóvenes no tienen la capacidad de dimensionar el daño de sus actos y que sus acciones tienen consecuencias”, expresó.

“Estos actos han existido siempre, pero con el auge de las redes sociales se ha hecho más evidente”, indicó. “Más del 50% de los jóvenes que acudieron en 2013 al centro consumió algún tipo de sustancias. El alcohol desinhibe el juicio, hacen cosas que sobrios no harían”.

“Se debe reforzar el trabajo preventivo enfocado a factores de riesgo que viven nuestros adolescentes: pornografía, violencia de cualquier tipo (sexual, económica, familiar y social) y aumentar las oportunidades escolares, deportivas y culturales para que puedan probar cosas nuevas, diferentes”.Agregó que las dependencias municipales, estatales y federales trabajan en conjunto para realizar programas sobre temas de sexualidad, prevención de embarazos no deseados, las drogas, al igual que se fomenten más actividades artísticas, deportivas y culturales en los jóvenes.Por úlitmo, aconsejó a los padres de familia que se informen sobre las actividades de sus hijos para saber dónde están, qué hacen, quiénes son sus amigos y tener una buena conunicación con ellos, hablar sobre temas de sexualidad.Y que los adolescentes si no reciben información por parte de su padres pueden acudir a algún centro de ayuda. “¡No hagan acciones sólo para llamar la atención o para ser populares, ya que una decisión puede marcarles la vida para siempre!”, puntualizó.- Abraham Bote Tun

Jóvenes | Actividades

El director del CIJ recomienda ofrecer alternativas a los jóvenes.

Colaboración

Las dependencias municipales, estatales y federales deben trabajar en conjunto para realizar programas sobre temas de sexualidad, prevención de embarazos no deseados y las drogas, al igual que se fomenten más actividades artísticas, deportivas y culturales en los jóvenes.




Volver arriba