Un romántico de la vida

La música lo alejó de los vicios y hoy es su compañera

Gerardo Medina Cabrera, de 60 años, se prepara con su inseparable guitarra a cantar en el García Rejón

Cuando una persona llega a cierta edad ya no tiene energías para trabajar, gritar, cantar o bailar. Pero no es el caso de Gerardo Medina Cabrera, de 60 años, quien toca su guitarra todos los días, “por pasión y no por dinero”, en el interior del bazar de artesanías García Rejón y en los parques del Centro.

El músico camina por las calles del Centro antes de llegar al Bazar García Rejón con su guitarra en la espalda. Sus pasos son lentos, pero seguros. Porta una singular gorra de colores amarillo, azul y rojo, una playera roja, y un pantalón café.

Al llegar al lugar donde ofrecerá su música, se sienta y saca su guitarra, que está vestida con una calca de una flama, y espera a que haya más gente para empezar su presentación.

Hace 20 años, indicó, se dedicaba al oficio de panadero en la panadería “La vieja”, ubicada a un costado del Diario, pero para “sacar más dinero” decidió aprender a tocar la guitarra y cantar, ya que, comenta, desde “chamaco me gustaba”.

Aprendió a tocar en la Casa de la Cultura y de ahí se ha motivado y continuado.

Agradece a la música porque le ayudó a alejarse de los vicios, del alcohol.

Cuando inició en la música tocaba en tríos, en bares con sus “cuates”, pero a ellos les gustaba mucho tomar y siempre terminaban “agarrando la fiesta. Así que me aleje de ellos y decidí estar solo; no es por egoísta, pero es mejor apartarse del mal camino”, expresa mientras acomoda su colorido gorro.

Aunque no gana mucho dinero, dice que le gusta cantar y que la gente escuche su voz, se considera un romántico de las melodías y de la vida.

Sus artistas favoritas son “Los Panchos”, “Los 3 caballeros”, Armando Manzanero, entre muchos otros.

Cuando era joven, le gustaba mucho tomar y, debido a esto, su esposa lo dejó, así que decidió cortar de tajo con ese vicio y de esta manera entró a estudiar música.

“A veces me dan dinero, aunque la verdad lo hago con mucho gusto”. Por ejemplo, explica que el 12 de diciembre fue a la iglesia de San Cristóbal a cantarle a la virgen, ya que es católico.

“Reina de reinas” y “Las mañanitas”, entre otras canciones, pudo cantar. “La gente me regalaba monedas, gané alrededor de 200 pesos”, manifiesta don Gerardo.

“Aunque soy viejito, me encanta salir a la calle y cantar; no me gusta quedarme sin hacer nada, mis hijos ya son grandes, casados y a veces me ayudan. Pero me gusta recorrer las calles con mi guitarra y cantarle a la gente, a las parejas o a cualquier persona. La música siempre hace sentir mejor, no importa la edad”, finalizó.- Abraham Bote Tun

Músico | romántico

Gerardo Medina Cabrera, de 60 años, toca su guitarra por gusto y no por dinero

Repertorio

Don Gerardo Medina tiene un amplio repertorio de música que abarca desde las rancheras de Vicente Fernández, románticos de Los Panchos, un poco de rock de los años 60 y los boleros.

12 horas

Desde las 6 de la mañana, indica, hasta las 6 de la tarde está en las calles con su guitarra, cantando.

Consejo

El músico invita a los jóvenes a alejarse de los vicios, “ya que son malos y te hacen perder a los que más quieres. Es mejor enfocarse en cosas positivas, como la música, tocando cualquier instrumento o cantando…”.




Volver arriba