Un método complicado

La observación de insectos, una parte de las cabañuelas

Bernardo Caamal Itzá  durante un foro sobre las cabañuelas

El xook k’íin o cabañuelas forma parte de un complejo sistema de observación en lo referente a la predicción del clima, indicó Bernardo Caamal Itzá, agrónomo egresado de la Universidad Autónoma Chapingo, quien documenta esa práctica desde hace siete años.

-De entrada hay que considerarlo como parte del pronóstico de largo alcance; a su vez, sus resultados son ajustados a los pronósticos de mediano plazo que nos aportan los otros elementos que están bajo observación, y los de corto plazo, el comportamiento de las cigarras y las hormigas, de tal forma que sus resultados terminan por afinar lo que esperamos en un futuro en cuanto al clima, de acuerdo a la visión maya -explicó el agrónomo.

Por ejemplo, agregó, ver las hormigas acarreando a sus hijos, en estos últimos días la luna se ha presentado con halo, las arañas cierran los caminos y veredas… eso es interpretado por los abuelos como que esto sucede cuando se avecinan días lluviosos.

Entrevistado, explicó que para los agricultores, el hecho de saber la cercanía de los meses lluviosos es fundamental, pues de esa forma están preparados para realizar alguna actividad o, en su caso, hacer algunos trasplantes, porque son los momentos idóneos para que no se mueran las plántulas, de modo que el uso de este tipo de conocimientos en el sistema milpero es una forma de proteger su economía.

-Los agricultores saben que un paso en falso contribuye a perder las cosechas -recordó.- Alejandro Moreno Peña

Cabañuelas | Estudio

En su observación se estudian pronósticos a largo, mediano y corto alcance.

Largo alcance

El propio sistema es considerado como parte del pronóstico de este tipo.

Mediano alcance

Los aportan los otros elementos que están bajo vigilancia.

Corto alcance

La observación del comportamiento de las cigarras y las hormigas.




Volver arriba