Un deporte extremo está generando interés en Mérida

1 / 8


Un deporte extremo está generando interés en Mérida
Un deporte extremo está generando interés en Mérida
Un deporte extremo está generando interés en Mérida
Un deporte extremo está generando interés en Mérida
Un deporte extremo está generando interés en Mérida
Un deporte extremo está generando interés en Mérida
Un deporte extremo está generando interés en Mérida
Un deporte extremo está generando interés en Mérida


Novedoso, desafiante y gratificante.

 

 

Un nuevo entretenimiento físico viene ganando adeptos en el mundo con la fuerza de la adrenalina que este  causa. Creado en forma casual por escaladores,  hoy día ese pasatiempo es una combinación de equilibrio, concentración y fuerza.

 

Su nombre es Slackline (línea floja), consiste en caminar y hacer acrobacias sobre una cinta de pocos centímetros de ancho, colocada a distintas alturas que van  desde unos centímetros sobre el suelo —para principiantes— hasta precipicios y montañas para expertos.

 

Lo practican principalmente jóvenes y ya existe una organización mundial que emite normas al respecto y organiza competencias internacionales.

 

Está más extendido en Estados Unidos y Europa que en América. A México llegó hace apenas unos años, y parte de sus seguidores están en Mérida. En esta capital hay un grupo representativo que destaca por tener a muchachas practicándolo.

 

“En el mundo alrededor del 85% de los seguidores del Slackline son varones, hay pocas mujeres es esta actividad. Quizá la razón de esto es el entrenamiento, es doloroso y puede generar caídas fuertes”, dijo Marisú Vargas Campos, una de las pocas mujeres practicantes de ese deporte en México.

 

Explicó que el Slackline es una cinta semi-elástica a  base de nylon, viene en dos medidas: de 2.6 y 5.2 centímetros de ancho,  ambas son más reducidas que la planta del pie. Los extremos se anclan a dos puntos fijos (árboles, postes, columnas, puentes, etc.), se tensa y queda lista para caminar por ella.

 

 

El desafío es avanzar sin caerse. Sólo se usa el cuerpo y la concentración para no perder el equilibrio.

 

La cinta delgada (de 2.6 cm) se utiliza principalmente para desafíos a grandes alturas como el cruce de precipicios y montañas. En ese caso se usa una instalación especial para anclar los extremos.

 

La cinta más ancha es para realizar maromas y acrobacias como saltos, volantines y posiciones estáticas. En este caso también se prescinde de objetos para mantener la estabilidad, esta se consigue solo usando el cuerpo.

 

“Las ventajas de practicar este deporte son que aumenta el equilibrio y el poder de concentración, mejora la respiración y el desempeño motriz y  fortalece los músculos y articulaciones”, indicó a su vez Roberto Alejos Polanco, otro de los practicantes de ese deporte extremo.

 

“Debido a esto último el Slackline se utiliza para rehabilitación en ciertos padecimientos y corregir defectos ortopédicos en los pies de los niños”, agregó Alejos Polanco, uno de los impulsores de esa disciplina en Mérida.

 

mejora la postura y ayuda a combatir dolores de espalda”, agregó Alejos Polanco, uno de los impulsores de esa disciplina en Mérida.

 

Este pasatiempo tiene varias modalidades,  las más comunes son  Trickline (para  competencia),  Highline (para alturas a más de 20 metros del suelo), Longline (tiene 40 o más metro de largo y es más difícil caminar sobre ella) y  Waterline ( se practica sobre ríos, lagunas, mares y cenotes)

 

Ambos entrevistados recordaron que hace unos meses arribó a Yucatán un grupo de atletas franceses practicantes de ese deporte y visitaron el interior del estado para colocar sus cintas en cenotes. Ese viaje fue fotografiado y filmado pues participó en un concurso de documentales que reunió a deportistas de varias partes del mundo.

 

En Mérida el grupo de practicantes y promotores del Slackline son vistos practicando y haciendo exhibiciones  en parques,  el malecón de Progreso y en la Biciruta. Desistieron de hacerlo bajo los puentes del Periférico  porque los ahuyentan agentes de la Secretaría de Seguridad Pública que desconocen ese deporte.

 

“En la Biciruta esta actividad atrae mucho a los niños, disfrutan mucho de ella”, comentó Roberto Alejos.

 

La semana pasada esos muchachos fueron invitados a realizar una exhibición en el Troya Club Hípico, fue una demostración para los practicantes de polo. En esa ocasión las mujeres fueron las más interesadas en conocer esa actividad.

 

Ante el interés que hay en el Slackline surgió un espacio para quien quiera aprender esa disciplina y divertirse practicándola así como para conocer las cintas y la instalación  del equipo.

 

Este lugar es un terreno ubicado en el fraccionamiento Pinos del Norte, el cual prácticamente se convirtió en cuartel de los amantes de lo novedoso y la adrenalina. Está en el cruce de las calles 20 y 23-A, está abierto martes, miércoles y viernes, de 5 de la tarde a 10 de la noche.  Se puede contactar al grupo en Facebook con el nombre de Midline, o bien en su portal de internet:  http://www.midline.mx

  

“Invitamos a niños y jóvenes a practicar este nuevo deporte por los beneficios que conlleva y la satisfacción  personal que ofrece vencer desafíos”, expresó Marisú Vargas. “Los convocamos a probar cosas nuevas, eso hace que la vida sea más interesante”.— Hansel Vargas Aguilar




Volver arriba