Triste adiós a una niña

Acompañan a la niña que se ahogó a su última morada

3_270314p8diosphoto01

Cerca de 300 personas se reunieron ayer en la tarde para darle el último adiós a Reyna Zoé Pech Cetina, de tres años, en el Cementerio de Xoclán.

Entre gritos y llantos, ayer a las 6 de la tarde se llevó a cabo el entierro de la menor, quien se ahogó al caer en una piscina, en el fraccionamiento Nueva Mulsay, donde trabajaba su madre.

“Llévame contigo, yo me voy contigo, no me dejes por favor”, fueron las palabras de Yamile Patricia Cetina Herrera, madre de la niña.

La joven madre pidió que pusieran en el celular las canciones de “Cri-Cri”, que eran las que escuchaba su hija; la mujer acercó el teléfono al féretro y llorando cantó algunas canciones.

Al momento de abrir la caja para que se despidieran del cuerpo, Yamile entró en una crisis nerviosa, por lo que tuvo que ser retirada del lugar; a pesar de eso, logró acercarse otra vez en el momento que depositaban el ataúd en la cripta, lo cual no soportó la madre y se desmayó.

Otras de las personas afectadas fueron el abuelo, el tío abuelo y el tío materno, quienes no dejaban de llorar, “¿Por qué me dejaste? Te pro metí que no me iba a separar de ti y no te lo cumplí”, dijo Vladimir, el tío materno de la pequeña.

El abuelo, Rafael Cetina, al momento en que ponían las losas a la bóveda no pudo soportar más y cayó de rodillas frente a la tumba, varios amigos se le acercaron y trataron de calmarlo. “No puedo más, ya soporté mucho, mi angelito, me quiero ir con ella”, después de varios minutos, lograron calmarlo.

Los familiares y amigos que llegaron a acompañar hasta su última morada a la niña dijeron que Reyna Zoé era una bebé y que hasta ahora no pueden creer la tragedia que está viviendo la familia, ya que la niña era muy querida por sus abuelos y tíos, y que la pérdida les deja un enorme vacío.

Yamile Patricia Cetina Herrera fue prácticamente arrancada de la tumba de su hija, ya que no quería dejarla. Sus vecinos y sus amigos le daban ánimos para que se calmara, ya que en varias ocasiones se había desmayado.- Ernesto Pinzón Franco

Tragedia | Los hechos

Ayer fue sepultada la niña que falleció al caer a una piscina y ahogarse.

Dónde

Anteayer, Reyna Zoé Pech Cetina, de tres años de edad, llegó junto con su madre al predio número 661 de la calle 110 entre 67-S y 69-Diagonal del fraccionamiento Nueva Mulsay, en el poniente de Mérida.

Nadie vio

La mamá trabajaba en ese lugar como ayudante en la cocina. La niña jugaba cerca de donde se encontraba su madre, pero en un momento dado salió al patio de la casa. Nadie se dio cuenta de eso.

Nada que hacer

Luego de más de una hora comenzaron a buscarla y al salir al patio de la casa, la descubrieron flotando en la piscina.




Volver arriba