Tortura desde hace 3 lustros

Una enferma toca puertas por ayuda para una cirugía

Desde hace más de 15 años Gabriela Hernández Poot vive con el dolor, éste le acompaña durante el día y la noche, cuando está de pie, acostada o en movimiento. Más de la mitad de ese tiempo afrontó el problema sola, pues falleció su esposo y ella quedó con dos hijos y el sostenimiento del hogar.

El cónyuge la dejó desprotegida, no pertenecía al IMSS y, por tanto, no está asegurada.

Sus dolores surgieron a raíz de una hernia lumbar, de la cual fue operada hace 14 años sin que las molestias desaparecieran y, además, perdió sensibilidad en la pierna y el pie derechos. Se acostumbró a vivir con el dolor, lo combatía con medicamentos, laboró como telefonista en el sindicato de taxistas y después fue empleada doméstica.

Paralizada

Hace un año, en marzo, estaba inclinada limpiando el piso cuando el dolor se hizo mayor y quedó paralizada. La llevaron a su casa, un predio viejo del Centro, donde permaneció acostada, creía que el reposo sería suficiente. Pasaron las semanas y sólo recuperó parte de su movilidad.

Al cabo de tres meses logró que una doctora acudiera a verla, la cual la canalizó al Hospital O’Horán, donde fue atendida en las áreas de fisiatría, ortopedia, nutrición y psicología, pues también padecía sobrepeso. Le detectaron desplazamientos en su columna y compresión en el saco dorsal, entre otras cosas.

El diagnóstico fue estenosis lumbar. Hay que operar, pero el hospital sólo aporta la cirugía, ella debe dar dos varillas de titanio, seis tornillos, dos “cajas lumbares” y ligamento sutura de poliéster. Una empresa le cotizó el material en $144,909 Mientras tanto toma medicamentos muy caros: dorsal, zaldiar y lyrica que obtiene en donaciones. Su hijo mayor es casado, vive en Campeche, pero ella y su hija adolescente se sostienen con ayuda de amigos, familiares y feligreses de la iglesia cristiana a la que ella pertenece.- Hansel Vargas Aguilar

Enferma | Ayuda

Recorrido

Gabriela Hernández Poot dijo que ya recorrió en busca de ayuda oficinas del gobierno estatal y federal, diputados locales, regidores y otras más. Sólo el Ayuntamiento de Mérida ofreció ayudar con $10,000.

Recursos

Agrego que vendió sus muebles y ahora venderá su casa para conseguir parte del material quirúrgico que necesita.




Volver arriba