Sólo esperan un milagro

Piden ayuda para un niño enfermo de Flamboyanes

Margarita Escalante Hernández atiende a su hijo Anrafel, de seis años de edad, a quienes médicos del  O'Horán diagnosticaron un neuroblastoma, un tipo de cáncer bastante agresivo

Un milagro espera la señora Margarita Escalante Hernández, de 46 años de edad, para su hijo Anrafel, de seis años, a quien los médicos del Hospital O’Horán desahuciaron hace unas semanas debido a que padece un neuroblastoma que ya se ha diseminado en todo su cuerpo.

Una semana antes de que el niño Anrafel cumpliera cinco años su vida cambió drásticamente. Su madre señala que nunca imaginó que lo que empezó como un calambre en la pierna derecha terminaría en un desafortunado diagnóstico de que sólo la van a administrar medicamentos para el dolor, ya que no hay nada que hacer.

Durante el último año la señora Margarita vivió un vía crucis en los diferentes hospitales desde el centro de salud del municipio de Progreso y el Hospital Agustín O’Horán hasta el Centro Médico de las Américas, el Hospital de la Amistad Corea-México y la Cruz Roja, sin que nadie diera con el padecimiento de Anrafel quien sufrió un deterioro muy rápido.

Terapia inicial

Inicialmente el menor recibió medicamento para una infección en la cadera, sin embargo; no se veía el avance en su estado de salud, luego fue tratado como un paciente con artritis. Tampoco mejoró su salud. Oncólogos de pediatría del O’Horán determinaron que se trataba de un neuroblastoma.

Desde que ingresó a oncología recibió seis quimioterapias y 17 radioterapias; sin embargo, lejos de mejorar su salud se ha deteriorado considerablemente al grado de que perdió parcialmente la vista y ahora tiene tumores en el abdomen, en la cara y otras partes del cuerpo.

La madre soltera, que se gana la vida vendiendo ropa de medio uso y que tiene otro hijo de cinco años de nombre Madian Yuren Escalante Hernández, señala que es gracias al apoyo de sus vecinos que ha podido llevar al hospital a Anrafel; sin embargo, su situación económica es muy complicada ya que no ha podido trabajar, incluso le cortaron la energía eléctrica de su casa por falta de pago.

Mientras limpia la cara de su hijo con una toallitas dice que sólo un milagro puede salvar a Anrafel, a quien los médicos le han recetado morfina para soportar los dolores.- Alejandro Moreno Peña

De un vistazo

Esperanza

Margarita Escalante Hernández comenta que su hijo es un niño muy valiente y tiene la firmeza de que va sanar, cuando ve que me derrumbo me dice: “mami no llores, yo estoy bien, me voy a curar”. Para ayudar a la señora Margarita Escalante Hernández pueden comunicarse al teléfono 9991-52-40-76 o en su domicilio de calle 53 número 556 entre 58 y 60 del fraccionamiento Flamboyanes, en el municipio de Progreso.

Familia

La mujer es madre soltera y tiene otro hijo de nombre Madian Yuren.




Volver arriba