Ser mejor cada día

Talentosa joven se supera: es modelo y cursó carrera

En 2009 María Isabel Rodríguez Roca fue coronada  Señorita Arquitectura de la Uady. Sus pasiones: la arquitectura y el modelaje

Arquitecta, modelo, presentadora de televisión, María Isabel Rodríguez Roca resume el futuro en cuatro palabras: ser mejor cada día.

La joven representa a una nueva generación que no se conforma con un modelo establecido de vida: estudiar, trabajar, casarse y tener hijos. Ella busca ir más allá del camino, sin importar romper moldes, y en esta búsqueda destacan la superación profesional, lo mismo que el crecimiento espiritual.

María Isabel Rodríguez Roca es hija de Mario José Rodríguez Ruiz y de la educadora María Isabel Roca Ruiz, tiene dos hermanos: Mario Emmanuel y María Romina Rodríguez Roca.

“Cada quien es el arquitecto de su propio destino”, fue la frase que marcó su camino, pues gracias a ella y a su temprana admiración por las líneas, los espacios y las formas, decidió estudiar la carrera en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

Junto a su pasión por el diseño y su admiración por el trabajo del reconocido arquitecto Michel Rojkind, al que tuvo la oportunidad de conocer en el congreso “Arquine 2013″ en la ciudad de México, crecía también su pasión por bailar, actuar, practicar gimnasia rítmica y también por el modelaje.

Sus tías María del Carmen Roca, quien fue “Señorita Yucatán” y Tere Bentata de Rodríguez, coronada Reina de uno de los carnavales de Mérida, fueron su inspiración para que María Isabel cultivara estas disciplinas y decidiera incursionar en el modelaje, convirtiéndolo más que en un pasatiempo, en una forma de vida.

Su dedicación y empeño le han permitido participar en pasarelas de alta costura.

Joven de 27 años de edad, ha figurado en revistas, comerciales y videos musicales; también ha participado en la conducción de programas televisivos. Su inclinación hacia la categoría “modelo de fotografía” le ha permitido ser la imagen de algunas tiendas de ropa y accesorios locales, pero fue en el año 2009 cuando la coronaron Señorita Arquitectura de la Uady que decidió combinar de manera profesional estas dos grandes pasiones, compartiendo su tiempo y aprendiendo de ellas para crecer como persona.

María Isabel se define como una persona alegre, sincera y directa, que no tiene miedo a los retos y proyectos nuevos y que en estos momentos alcanza metas y crece en lo profesional, en un campo laboral donde puede aportar a la sociedad todos los conocimientos adquiridos durante su formación académica.

“Considero que lo bueno de vivir en esta época son los avances tecnológicos y las ganas de los jóvenes por superarse, lo malo es que hoy día no existen las mismas facilidades y oportunidades para desenvolverse en el campo laboral y terminamos teniendo de 2 a 3 empleos o simplemente no ejercemos lo que estudiamos”, dice.

Opina que si tuviera el poder de cambiar las cosas, lo primero que cambiaría sería la inseguridad que sufre gran parte del país; inseguridad que dice afecta también a Yucatán, pues aunque sea un estado seguro precisamente por eso muchos delincuentes vienen a refugiarse aquí.

Califica a su generación como dinámica y tecnológica, sumergida en un mundo de redes sociales y avances en la comunicación electrónica, pero cree que todo en exceso es malo y eso aplica también en el uso de las redes que benefician mucho si se aprovechan adecuadamente,

“Si bien permiten acercarnos a personas que están a distancia, también pueden alejarnos de quienes tenemos más cerca”, alerta.

A futuro

María Isabel visualiza un futuro en donde lo sentimental compagine con lo laboral y su deseo constante de superación profesional.

No es muy alta como el arquetipo de las modelos, pero su actitud entusiasta la eleva más allá de su estatura a los ojos de quien la mira.

“Pareciera fácil ser modelo, pero hay que cumplir con algunos requisitos básicos como tener un cuerpo sano, natural y tonificado, un rostro natural con piel lisa y tersa y un cuidado extremo en el cabello y de preferencia largo, pues eso facilita la labor de los stylings…, lo demás es disciplina y dedicación”, señala la joven.

María Isabel trabaja durante la semana en un despacho de arquitectos y los fines de semana los dedica al modelaje. Indica que el mundo de la moda en Yucatán crece cada día con jóvenes y talentosos diseñadores, pero al año son pocas las pasarelas que se organizan, a diferencia de las modelos que cada vez son más y mejor preparadas, pues la competencia es difícil y “hay que ser mejor cada día. esa es la clave”, asegura la joven arquitecta y modelo.- Luis Iván Alpuche Escalante




Volver arriba