Reconocen su esfuerzo

Mención honorífica para Niños y Crías de la Semarnat

Uno de las charlas sobre la conservación del flamenco rosado que imparte Niños y Crías en escuelas. La agrupación recientemente recibió una mención honorífica  del Premio al Mérito Ecológico de la Semarnat

Una labor de 15 años que comenzó con niños y se extendió a pobladores y docentes de la zona costera en favor del flamenco rosa, el combate a la basura y los incendios y la protección de selvas y fuentes de agua le valieron un reconocimiento nacional a la agrupación Niños y Crías.

Su subdirectora, Adriana Hernández Puente, indicó que esa asociación civil local obtuvo hace unas semanas una mención honorífica en el Premio al Mérito Ecológico, que anualmente organiza la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para reconocer a personas, instituciones y organizaciones públicas o privadas que realizan acciones que tienen amplio impacto y trascendencia en el desarrollo sustentable de México.

Niños y Crías ganó en la categoría de educación ambiental no formal, por su fructífera y larga trayectoria fomentando la participación de la sociedad en la conservación de ecosistemas y especies críticas del país, en especial de Yucatán, con métodos y materiales educativos de alta calidad.

Adriana Hernández Puente dijo que esa agrupación surgió en 1999 con su Proyecto Integral de Conservación del Flamenco Rosa del Caribe. Junto con autoridades de la Biósfera Ría lagartos realizó acciones de educación ambiental para sensibilizar a los pobladores de esa zona sobre la importancia de conservar el hábitat de esa especie.

El trabajo tiene enfoque educativo. Difunde información sobre la población local del flamenco y promueve su protección en las comunidades que rodean los hábitats de esa especie.

En 2000 creó el Festival del Flamenco que se realiza anualmente en el oriente del estado. Más adelante amplió su trabajo a la conservación del agua y selvas y el manejo de la basura.

Todo ello lo hace teniendo a la educación ambiental como eje y dirigida no sólo a niños, sino también a los profesores, amas de casa y el resto de la población costera.

Esa agrupación civil produjo materiales audiovisuales, impresos y obras de teatro guiñol y creó personajes para llevar el mensaje a los infantes.

De 2008 a 2013 realizó 45 festivales y más de 400 visitas escolares a la zona de trabajo, que beneficiaron a 106 escuelas primarias públicas y privadas. De 2008 a la fecha 28,161 alumnos y 1,323 maestros participaron en reforestación y retiro de basura.

La informante señaló que “se tienen en protección 3,854 hectáreas de selva” a través de un programa de mecanismos locales para el Pago de Servicios Ambientales Hidrológicos.

Además en la Reserva de la Biósfera Ría Lagartos y sus alrededores disminuyeron los incendios gracias a campañas sobre el uso responsable del fuego.

En esa zona tres cooperativas de mujeres participan en un plan recolección de residuos, con lo cual obtienen ingresos económicos y contribuyen a combatir el problema de la basura.

En lo que resta del año Niños y Crías, A.C., realizará talleres de observación de aves para niños en Mucuyché; el 14o. Festival del Flamenco 2014, del 10 al 12 de julio, en El Cuyo, Tizimín, y efectuará el tradicional anillamiento de flamencos.- Hansel Vargas Aguilar

Asociación | Aspectos

Niños y Crías, A.C., surgió en 1999 para impulsar la protección del flamenco.

Los niños

Su labor se centra en los los niños, bajo el lema “Aprender para conservar la naturaleza”. Pero también llega a escuelas, profesores, amas de casa y otro sectores de la población.

Extendió su labor

Con el tiempo amplió su trabajo a la conservación del agua y la selva y el combate a la basura. Su presencia está en la parte oriente de la costa y en ejidos de la zona del anillo de cenotes.

Avances y premios

Contribuyó a fundar una maestría en Educación para la Conservación, recibió el Premio a la Conservación de la Naturaleza 2005 y, ahora, una mención honorífica en el Premio al Mérito Ecológico.

Ejemplo que mueve

Cientos de voluntarios e instituciones se sumaron a sus tareas de educación, conservación de la vida silvestre, rehabilitación de ecosistemas perturbados y el desarrollo sustentable.




Volver arriba