Raúl Canul: “Un orgullo trabajar para dejar limpia la ciudad”

 

Raúl Canul, trabajador de Servicios Públicos Municipales.- Imagen de cortesía

Raúl Canul, trabajador de Servicios Públicos Municipales.- Imagen de cortesía

Miércoles 25 de diciembre de 2013

Cuadrillas de trabajadores de Servicios Públicos Municipales tienen a su cargo una de las tareas más importantes y calladas vinculadas con la Navidad: dejar limpia el día de hoy la ciudad de la gran cantidad de basura que se acumula durante el movimiento comercial registrado en el Centro de la Ciudad y las principales avenidas.

Raúl Canul, es uno de esos “héroes anónimos” que sacrifica tiempo que debía ser de asueto y que la mayoría de las personas pasa con sus seres queridos, para limpiar el Centro meridano desde temprana hora.

Señala que en lo personal es un orgullo el trabajo que realiza y tanto él como sus compañeros lo realizan con entusiasmo.

—Hay compañeros que hacen un esfuerzo mayor porque vienen desde comisarías lejanas, pero todos lo hacen convencidos de la importancia de nuestro trabajo —añade.

El trabajador comenta que es una satisfacción que el trabajo que realizan tenga el reconocimiento ciudadano.

—Ahora nos ven y nos comentan que se nota un buen cambio en la ciudad —manifiesta.

Afirma que, por ejemplo, luego del “desastre de basura” que deja la celebración de la Nochebuena, las cuadrillas municipales en aproximadamente dos horas dejan limpia la ciudad.

Para Raúl Canul, comenzar labores a las seis de la mañana el día de Navidad no representa un contratiempo y afirma que incluso su familia le brinda todo el apoyo porque sabe “que así es el trabajo”.

—La familia sabe que el Ayuntamiento es prácticamente nuestra segunda casa y que es nuestro deber sacar adelante la tarea que nos toca realizar —indica—. Al fin y al cabo nuestros familiares también se sienten orgullosos de las labores que desempeñamos.

Indica que celebra la Nochebuena con toda su familia, pero duerme temprano porque sabe que hay que madrugar para realizar la limpieza de las calles, de manera que cuando la mayoría de los meridanos despierte no se encuentre con bolsas y basura regada por todos lados.

El trabajador municipal manifestó que aunque aumenta el volumen de basura que recogen en este día, la cantidad es aún mayor luego de los festejos de la última noche del año.

—El día primero de enero estaremos haciendo lo mismo: dejar limpia la ciudad desde temprano, sintiéndonos orgullosos de hacerlo —concluyó.

COMUNICADO DE PRENSA DEL AYUNTAMIENTO DE MÉRIDA




Volver arriba