Policía estatal saca de apuros a un vendedor

Cambia la llanta ponchada del automóvil de un guiador recién operado de las encías

1 / 4


Imágenes de la labor del oficial de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán, Carlos Moo Ek.- (Foto Joaquín Chan Caamal)
Imágenes de la labor del oficial de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán, Carlos Moo Ek.- (Foto Joaquín Chan Caamal)
Imágenes de la labor del oficial de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán, Carlos Moo Ek.- (Foto Joaquín Chan Caamal)
Imágenes de la labor del oficial de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán, Carlos Moo Ek.- (Foto Joaquín Chan Caamal)


El policía tercero de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán, Carlos Moo Ek, le llamó labor social al cambio de llanta que hizo hoy al automóvil del vendedor Gabriel Jesús Dzib Ek, pero éste lo calificó como un acto humano que le resolvió muchísimas complicaciones.

Para empezar Dzib Ek informó que no puede hacer fuerza o maniobras de riesgo porque le acaban de hacer un tratamiento dental y le arrancaron una muela. Le advirtieron que si hace fuerzas extraordinarias podría provocar una hemorragia en las encías. Con ese antecedente no buscaba solución a la ponchadura de la llanta trasera de su automóvil, placas ZAC-59-98, que se desinfló cuando bajaba el puente vehicular del Anillo Periférico con carretera a Valladolid.

El vendedor miraba con desesperación la rueda ponchada, preguntaba a los vecinos de la colonia San Pablo Oriente por una llantera cercana y cuando pensaba que su día sería muy complicado paró la patrulla número 5863 y el agente Moo Ek le preguntó con amabilidad su situación.

Con las explicaciones que recibió, el diligente policía puso manos a la obra. Pidió el gato y la llave, aflojó las tuercas y cambió la rueda sin tantas complicaciones ni interrogatorios al conductor.

Cuando finalizó su labor social, el agente Moo Ek pidió el nombre del conductor y apuntó las placas del auto reparado para que pase el reporte de una labor social atendida en el Periférico Oriente, a las 9 de la mañana.

“Quién sabe que le pasó. Estaba bajando del puente y empezó a sonar feo la llanta”, relató el guiador. “No veía duro. De por si iba a la llantera. Cuando me levanté vi que tenía una tachuela la llanta delantera, pero fue otra la que se ponchó”.

Dzib Ek informó que vive en la colonia Villas del Oriente y se dirigía a Kanasín donde trabaja como vendedor.

Con una actitud de agradecimiento, el conductor beneficiado apretó la mano del oficial, le dio las gracias y siguió su trayecto a Kanasín.- (Joaquín Chan Caamal)




Volver arriba