Pacto contra la corrupción

Relanzan nueva plataforma de denuncia social

El sociólogo José Luis Sierra Villarreal y el maestro Antonio Salgado Borge, en el foro para analizar las condiciones actuales de la participación social y los retos para construir una ciudadanía efectiva

Resulta ingenuo creer que el combate a la corrupción puede venir de las autoridades en un país, en un Estado en que el gremio político es tan propenso a practicar el caudal de delitos que integran esa indignante lacra social: malversación de fondos públicos, prevaricación, fraude, tráfico de influencias, falsificación de documentos, etcétera.

“Ningún funcionario va a castigar por corrupción a otro porque este vicio es un elemento estructural de la política y nadie se va a hacer el harakiri. La división de poderes es ficticia, decir que el asunto está en manos del Poder Judicial es una manera de engañar a la sociedad”, afirma el sociólogo José Luis Sierra Villarreal, quien participó como ponente, junto con el doctor Edgardo Bolio Arceo y el maestro Antonio Salgado Borge, en el foro que organizaciones de la sociedad civil realizaron anteanoche para conmemorar el tercer aniversario de los hechos del 4 de julio.

Es una realidad que en el combate a los corruptos no se puede ir por el cauce judicial, pero también que es necesario reducir al máximo el margen de impunidad, tan desalentador como el sometimiento de los tribunales al gobierno. Esta situación ha llevado a esas cuatro organizaciones de la sociedad civil a lanzar una plataforma de acción social que tiene entre sus objetivos denunciar la corrupción allí donde la perciban los ciudadanos.

La intención es aplicar el castigo mediático, el señalamiento social como estrategia de lucha contra la corrupción, explica Sierra.

“Queremos que los funcionarios deshonestos queden marcados de por vida, que sepan que no pueden cruzar líneas y actuar de manera ilegal o antiética sin pagar un precio por ello”.

“Cuando sepan que serán señalados socialmente, que jamás volverán a ser elegidos si roban, lo pensarán dos veces antes de hacerlo”, dice.- Mario S. Durán Yabur.

Página 3




Volver arriba