“Nunca es tarde”

El yoga le da un giro a la vida de una antropóloga

Un momento de la clase muestra de yoga que ofrece la maestra y  antropóloga Míriam Cuevas Góngora en el Fracc. Las Américas

Nunca es tarde para soñar y comenzar algo nuevo, “nunca es tarde para empezar a construir nuestros sueños”, señala la antropóloga Míriam del Socorro Cuevas Góngora, y ella es el mejor ejemplo de su frase, pues a los 46 años de edad le dio un giro a su vida e inició un proyecto de vida que hoy, seis años después, la llena de satisfacción

Pues esto le permite compartir y disfrutar lo más preciado que existe, la salud.

Míriam es profesora de Hatha Yoga certificada por la Asociación Internacional de Yoga Yoghismo, A.C. (AIYY), también es profesora de tai chi y chi kung, (sistemas orientales de ejercicio físico, respiración, meditación y relajación), y ha tomado cursos de chino mandarín, tai chi y cultura general en la Universidad Sun Yat Sen de la República Popular de China, ello en los últimos seis años.

Su primer acercamiento con estas disciplinas orientales se dio en la preparatoria, al llegar a sus manos un par de libros de Indra Devi, “Yoga para todos” y “Respirar bien para vivir mejor”, los cuales llamaron su atención y le dieron por primera vez una idea de lo que era este milenario método oriental para la salud.

Pero en ese entonces no pasó nada y esos libros quedaron en algún del estante de su casa hasta años más tarde, en 2007, ya titulada como antropóloga social, casada con el ingeniero Emilio Ramírez Espinosa, y madre de dos hijos, Tania y Rodrigo, cuando se enteró que cerca de su casa daban clases de yoga, y por probar de qué se trataba se inscribió a las clases de la profesora Violeta Bulnes en el Centro Cultural Alemán.

“Fue amor a primera vista, ese día me di cuenta que había encontrado algo que era para mí, y que mi cuerpo, mi mente y mis aspiraciones encajaban perfecto en el camino del yoga, fue aún más valioso porque en ese entonces tenía 46 años de edad y significó encontrar una actividad y un proyecto de vida”, comenta

Pero las cosas no quedaron sólo en las clases, sino que comenzó su certificación como profesora de la especialidad en 2009, en el primer Diplomado para Profesores de Yoga que se llevó al cabo en Mérida y avalado por la AIYY, el cual finalizó en 2011. A partir de ese entonces todo fue aprendizaje y crecimiento personal, pero sobre todo compartir y disfrutar.

Míriam considera que en la actualidad hay mucha apertura hacia los métodos alternativos para la salud, el ritmo de vida agitado y estresante, el excesivo uso de la tecnología que ha aminorado la calidez del contacto humano, la mala alimentación, el sedentarismo y en algunos casos el abuso en el consumo de medicamentos ha llevado a las personas a la necesidad de buscar nuevas opciones para encontrar la salud de manera integral y también el equilibrio físico y el emocional perdidos.

Explica que métodos alternativos como el yoga, el tai chi, el chi kung y la meditación han demostrado ser efectivos para mejorar no sólo los aspectos fisiológicos, sino también la parte emocional y espiritual, ya que son sistemas sustentados en una filosofía de vida orientada a la búsqueda del equilibrio y la armonía interior, y que consideran al hombre como un ser físico, emocional y espiritual.

Para más información sobre las disciplinas los interesados pueden contactarla a los teléfonos 9992-28-88-16 y 9999-00-18-40 o al correo [email protected]- Luis Iván Alpuche Escalante

De un vistazo

En plenitud

Míriam tiene hoy 52 años de edad y asegura que se siente más plena y llena de energía que cuando era joven. Dice que nunca es tarde para empezar a construir los sueños y el yoga es para todo aquel que decida hacerlo, sin importar la edad ni las limitaciones físicas.

Aprendizaje constante

La energía de Míriam no sólo se refleja en el hogar, sino también en su búsqueda constante de superación personal, ha tomado cursos sobre diferentes temas además del yoga, como el budismo tibetano, de registros akáshicos, tai chi, de chi kung, meditaciones activas de osho, de superación personal y talleres de kundalini yoga.

Próximo plan

Míriam llegará a otro nivel, pues en colaboración con la profesora Martha Nicoli, abrirán en abril la escuela “Karuna Yoga”, en Vista Alegre Norte.




Volver arriba