No quiere que sus hijos sean alarifes

El Inegi: 86% de los albañiles no tiene prestaciones

1 / 3


Arriba, un niño coloca la Santa Cruz en un edificio en construcción. A la izquierda, los albañiles Gilberto Uitzil Poot y Javier Chan González, en la obra del Centro Municipal de Danza. Debajo, varios alarifes también colocan el símbolo de la cruz en el sitio donde laboran


Gilberto Uitzil Poot tiene 25 años de edad, vive en Tizimín, es casado, tiene dos hijos, no terminó la secundaria y aprendió la albañilería de sus hermanos.

Además de ese oficio sabe realizar algunas tareas relacionadas, como carpintería, herrería y pintura. Gana unos $300 diarios, de los que unos $100 gasta el alimentos, y semanalmente desembolsa $400 para ir y venir de su pueblo a esta ciudad.

No le gustaría que sus vástagos sean alarifes, preferiría verlos graduarse en alguna universidad.

Su caso refleja el de muchos de los que se dedican a ese oficio. Cifras del Inegi indican que la edad promedio de estos trabajadores en el país es de 37 años, y el 8% de son niños y jóvenes de entre 14 y 19 años.

Su grado promedio de escolaridad es cercano al primero de secundaria, casi todos son asalariados, alrededor del 74% recibe un pago no mayor a los tres salarios mínimos, el 39% de ellos trabaja más de 48 horas a la semana.

Los hay que prefieren laborar por su cuenta, 16 de cada 100 lo hacen. Ellos tienen mayores ingresos que quienes son empleados.

-De cada 100 albañiles, 85 trabajan en el sector de los hogares, específicamente dentro de la informalidad, en tanto que 13 lo hacen dentro de empresas o negocios y 1 para instituciones, ya sea públicas o privadas -apuntan las cifras del Inegi.

-El 86% no tiene prestaciones -se agrega-. Del 14% que sí cuenta con alguna, menos de la mitad tiene acceso a todas las prestaciones laborales, de salud y seguridad social.

Gilberto Uitzil, quien es el más joven de un grupo de albañiles que labora en una obra grande en el poniente de la ciuad, dijo que proviene de una familia de ocho hermanos, su padre urdía hamacas. Los cuatro hijos varones son albañiles.

-Yo comencé como ayudante, a los 12 años de edad -indicó-. A los 17 años me casé, tengo dos hijos.

En el otro extremo está Javier Chan González, vecino de Tekax y con unos 20 años en esa actividad, a la cual ingresó siendo un jovencito de 14 años.

Amigos suyos mayores que él le enseñaron el oficio. Inicialmente realizaba tareas pequeñas a familiares y en hogares de vecinos.

El entrevistado es parte de los miles de yucatecos que emigraron a Quintana Roo en busca de trabajo. En ese vecino estado es donde más ha laborado, pero ahora halló empleo en una empresa en Mérida.

Al igual que muchos alarifes, él no tiene una vivienda terminada, le faltan acabados. La razón de ello es que el ingreso no les alcanza para comprar todos los materiales para la obra.

Dijo que lo más difícil de ese oficio es laborar bajo el sol, hacer mampostería y elevar viguetas para el techo.

El Inegi señala que alrededor de 5% de los trabajadores de la construcción presentan algún tipo de discapacidad, proporción apenas inferior a la reportada por el resto de la población ocupada con esta característica en el ámbito nacional (5.2%).

La discapacidad más frecuente entre ellos es la motriz. Se considera que esa situación se relaciona con el tipo de tareas que desarrollan y los riesgos a que se ven expuestos.

De cada 100 ocupados en la construcción que sufren alguna limitación, 64 experimentan problemas para moverse, caminar, subir y bajar.

Otros 22 presentan problemas visuales y 11, auditivos.

La falta de vivienda es un problema común entre esos trabajadores.

-El porcentaje de viviendas en situación precaria, por la deficiente calidad de los materiales con que están construidas, es mayor entre los albañiles en relación con lo que sucede con el resto de los ocupados.

En Yucatán, la población dedicada a la albañilería es menor a la que se registra en otras partes del país.

En esta entidad federativa el 2.3% de los habitantes ocupados mayores de 14 años de edad tiene ese oficio.

En Quintana Roo la cifra es menor, el 1.2%. En Campeche es más baja todavía, el 0.9%.

En el otro extremo están el Estado de México (16.6%), Veracruz (7.8), Jalisco (6.3) y Guanajuato (5).

En Yucatán muchos albañiles son mayahablantes.- Hansel Vargas A.

Albañiles | Panorama de esa actividad

En Yucatán el 2.3% de la población ocupada mayor de 14 años es albañil.

Quintana Roo y Campeche

En los dos estados vecinos es mucho menor la cantidad de población dedicada a ese oficio, En Quintana Roo es el 1.2% y en Campeche el 0.9%. Son cifras bajas si se les compra con el Estado de México (16.6%), Veracurz (7.8 % ) y Jalisco (6.3%), que están en el otro extremo.

Educación

Cifras del Inegi muestra que en el país entre los alarifes más jóvenes (14 a 29 años de edad) predominan los que cuentan con educación secundaria (51.7%), y una cantidad considerable (13.5%) tiene estudios de nivel medio superior y superior. A mayor edad menor es el nivel educativo de esos obreros.

Salario

El promedio nacional muestra que laboran 45 horas a la semana, pero el 39% trabaja más de 48. La mayoría son asalariados. El 73.6% de los que tienen ingreso fijo ganan no más de tres salarios mínimos por día, 24.8% reciben más de tres y hasta cinco salarios mínimos, y sólo el 1.6% más de cinco.

Sin seguridad social

El 86% no tienen prestaciones.Y quienes si la reciben, menos de la mitad las recibe completas.



Volver arriba