No más golpes contra la mujer

Celebran el "Día Naranja" para crear conciencia

Paulina Cetina Amaya pone una pulseras naranja a Ligia Cortez Ortega y a Elsi Sarabia Cruz ayer

Como cada día 25 de cada mes, se llevó al cabo una edición más del “Día Naranja” que organiza el Instituto para la Equidad de Género en Yucatán (Iegy), con el objetivo de crear conciencia para erradicar la violencia contra las mujeres y niñas.

La sede fue un supermercado de la avenida Canek, donde todos los trabajadores y trabajadoras se vestirán de naranja cada mes en apoyo.

La titular del Iegy, la locutora Paulina del Rosario Cetina Amaya, indicó que uno de los temas importantes que se tienen el instituto es crear conciencia sobre el tema del “bullying”.

“No queremos en Yucatán lo que pasó en Tamaulipas, que un niño murió como consecuencia de este tema, porque implementaremos varios programas en las escuelas”.

Uno de ellos es un teatro guiñol que llegará a las escuelas primarias.

En las secundarias se ofrecerán pláticas para evitar embarazos no deseados y violencia en los noviazgos.

Paulina Cetina destacó que en el estado hay bajos índices de “bullying”; sin embargo, para que no sucedan casos graves, “estamos trabajando arduamente”.

“La violencia viene de la familia, del hogar, por eso vamos a llegar a las escuelas, para decirles a los pequeños por qué deben decirle ‘no’ a la violencia”, resaltó.

“Si un padre es violento, el niño lo ve y posiblemente será igual cuando sea más grande”, agregó.

“Gracias estas acciones, la violencia en el estado ha bajado, por lo que seguiremos trabajando”.- Abraham Bote Tun

Violencia | Género

“Queremos ser el estado más seguro del país”, dice Paulina Cetina Amaya.

El más seguro

“Queremos ser el estado más seguro del país y con menos agresiones a jóvenes y niños…, no queremos más violencia, de ningún tipo”, señaló la titular del Iegy ayer al celebrar el “Día Naranja”.

Violencia

Señaló que la violencia que más prevalece en el estado es la psicológica, “porque a veces no es necesario un golpe, una mirada o un insulto bastan para ejercerla, y la violencia económica, “el hombre se va, dice adiós y no pasa la pensión alimenticia”.



Volver arriba