Música con el corazón

De Celaya, llegó a Mérida para dejar algo muy personal

Sentado a un lado de la S.I. Catedral, en el centro de Mérida, Gabriel Jiménez, originario de Celaya, regala a los transeúntes música que "me sale del corazón" a través de un extraño instrumento llamado "hang"

Caminando por las calles del Centro de Mérida, a un costado de la Catedral se escucha un sonido suave, extraño, parecido (mas no igual) al de un arpa, que llama la atención. Se trata de un joven, Gabriel Jiménez, que está sentado y toca música con un aparato en forma de platillo, el “Hang”, un instrumento musical de origen sueco.

El joven estudió sonido y audio en su natal Celaya; como no le gusta permanecer en un sólo lugar, con el dinero que ya había juntado por tocar el “Hang” en la calle, decidió recorrer diversas partes del país con su instrumento favorito, al que le llama su “corazón”. Se trata de un instrumento sueco, metálico, con forma de platillo, que emite sonidos similares a un arpa. “Tiene nueve tonos musicales, una escala”, explica.

Desde niño tenía esa pasión, interés y gusto por encontrar un instrumento que le ayudara a construir lo que en el interior tenía, y con el “hang” lo consiguió.

Con su peculiar y extraño instrumento ha recorrido varias partes del país; desde Oaxaca, Chiapas, Distrito Federal… y ahora se encuentra en nuestra ciudad.

Según dice, “la gente de aquí (en Mérida) es muy amable, educada y amigable.

“Ya me habían dicho que Mérida es hermosa, por eso fue mi siguiente destino, me encanta”, expresa.

Viaja para conocer nuevas culturas y tradiciones, a la gente de cada región y quedarse con algo de cada uno.

Los oyentes se quedan sorprendidos (al igual que este reportero) por la forma que tiene el instrumento y por su sonido; todos detienen un momento su paso para observar cómo lo toca Gabriel. Cierra los ojos y disfruta aún más sus melodías. Varios transeúntes le regalan una moneda y él agradece llevándose las manos al corazón y exclamando: “¡Gracias, hermano!”.

Platica que no es complicado de tocar el “hang”, sólo se necesita tener pasión, “porque cada quien toca sus propias melodías, lo que sienta en su interior, en su corazón”.

“Ésta es mi herramienta de trabajo, mi compañera de corazón”, comenta entre risas.

El músico de la calle dice que “todos debemos amar lo que hacemos, nuestra vida, y de vez en cuando dejar la rutina para conocer cosas nuevas, lugares nuevos y a más personas, ampliar nuestros panorama. Eso se siente bien”.

Su estancia en la ciudad es pasajera, ya que planea continuar su camino; su siguiente destino serían algunos pueblos del interior del estado, para luego ir Cancún y de ahí…, aún no sabe.

“Tal vez regrese a Celaya y ponga una academia de música, y enseñe a los pequeños y grandes cómo tocar el ‘Hang’, pero no sé, la vida es incierta, sólo hay que disfrutarla”, concluye.-Abraham Bote Tun

El “hang”

¿Qué es?

Es un instrumento musical de percusión creado en los laboratorios pertenecientes a la compañía PANART, por Felix Rohner y Sabina Schärer, en un cantón de Suiza en el año 2000. La palabra “Hang” significa Mano en idioma Bernés.

Mezcla de instrumentos

Fue el resultado de una investigación científica con acero y otros instrumentos de percusión resonante por todo el mundo, como el Gong, el Gamelan, el Steelpan, el Ghatam, etcétera.

Modo de tocarlo

Se puede tocar de varias formas: con las yemas de los dedos, los pulgares o la palma de la mano, o mezclando las tres a la vez. La mayoría de las veces, el hang se coloca sobre las piernas del ejecutante.

Su composición

El instrumento se compone de dos hemisferios de metal pegados y los lados se llaman Ding, el superior, y Gu, el inferior.



Volver arriba