“Miniferia” de Reyes Magos en Mérida

Gremios y misas en Pacabtún al estilo de Tizimín

En estas fechas se realiza en esta capital una “miniferia” similar a la que tiene lugar en Tizimín con motivo de la celebración de los Tres Reyes Magos, y es originada también por la devoción popular a esas veneradas imágenes.

Los reyes magos

El festejo es anual y, al igual que en Tizimín, incluye misas, ofrendas, desfiles de gremios, actuación de charangas, danzas, “bronceo”, voladores, juegos mecánicos, venta de antojitos y convivios en los hogares de los “diputados de feria”.
También se realizan las ceremonias de bajada y subida de las figuras que representan a los sabios Oriente, que es el término que usa la Biblia al referirse a esos personajes que acudieron para adornar al Niño Dios.
Pero todo se hace en pequeño, en torno a la capilla ubicada en la colonia Los Reyes y que está dedicada a Melchor, Gaspar y Baltazar, nombres que la creencia popular asignó a las tres figuras. Las Sagradas Escrituras no dicen que los personajes eran tres, tampoco cita sus nombres ni menciona que eran reyes ni magos.

Esa capilla pertenece a la parroquia de Cristo Rey, en Pacabtún, y desde el pasado 28 de diciembre tienen lugar ahí dos misas diarias a cargo del párroco David González. Cada celebración eucarística marca la entrada o salida de los 10 gremios que organizan ahí comerciantes, catequistas y otros vecinos de la zona.
Los gremios desfilan con sus banderines al salir y entrar de los hogares de los diputados de feria, donde los feligreses participantes son agasajados con comida.
Entre los vecinos hay desacuerdo sobre la época en que comenzó esa tradición. Unos dicen que fue hace 25 años, cuando se construyó la capilla, en un extremo del parque de la colonia. Desconocen la procedencia de las tres imágenes y la antigüedad de las mismas.
El 28 de diciembre fue la ceremonia de bajada de los Tres Reyes Magos y desde entonces hay misas a las 11 de la mañana y ocho de la noche. Parte de los que asisten a ellas van vestidos con el traje regional porque después del rito bailan la vaquería en el pequeño atrio del templo.

La lluvia no interrumpió los festejos, a los cuales acuden devotos procedentes de otros puntos de Mérida.
Ayer la salida del gremio estuvo amenizada por la charanga “Tuncuruchú” que arribó desde Sanahcat.
Todo terminará el día 8, cuando las imágenes regresarán al su sitio en el altar.— Hansel Vargas Aguilar




Volver arriba