Madre y policía de oficio

Una mujer agente festeja trabajando el 10 de mayo

La agente  Rosa Isela Chi Chan dirige el tránsito en el cruce de las calles 60 con 59 en el Día de la Madre

Rosa Isela Chi Chan celebró el 10 de mayo trabajando en lo que ama y es su pasión desde pequeña: ser policía.

Ayer numerosas madres se levantaron temprano y desayunaron con sus hijos, esposos y otros seres queridos, para festejar su día, y recibieron toda clase de regalos.

En cambio Rosa Isela Chi pasó el día trabajando, pero dice estar alegre y sus hijos entienden de su labor como policía.

Desde que era pequeña quiso realizar esa labor y ayudar a las personas.

Su padre estuvo en servicio 47 años y por él nació su pasión por la policía.

Aunque es un trabajo más común en los varones, a ella eso no le importó.

Sus amigos y familiares le aconsejaban que no siguiera, que la tratarían mal, pero aún así siguió su camino.

“Para que todos se den cuenta que las mujeres podemos hacer los mismos trabajos, incluso hasta mejor, que los hombres y se animen a hacer lo que les gusta sin importar lo que digan los demás”, expresa.

También dice que en tres años que lleva como policía de tránsito ya la atropellaron en dos ocasiones. “Son los riesgos que tienes que pasar”.

A pesar de que su condición de mujer nunca ha recibido faltas de respeto de sus compañeros o de personas en la calle.

Le gusta ofrecer su ayuda a las personas aunque sea en cosas pequeñas, como ayudar a que los discapacitados y las personas de la tercera edad crucen la calle.

“Dirigir el tránsito es importante porque hay algunos que no respetan a los que cruzan las calles, aunque sean mayores de edad, por eso me gusta mi trabajo”, explica.

La señora Chi Chan trabaja desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde para sacar adelante a su familia.

A veces su hija mayor le reclama que no está con ella y sus hermanos y le pide que deje de trabajar, pero luego comprende que es la manera que tiene su madre para sacarlos adelante.

Pero sus hijos varones aman su trabajo.

“Dicen que soy una chin…”, indica entre risas.

A las seis de la tarde termina su trabajo, guarda su uniforme de policía y se dirige a su hogar para festejar en lo que queda del día en compañía de sus hijos.- Abraham Bote Tun

En síntesis

Su padre no quería Rosa Isela Chi Chan, de 33 años de edad, de los cuales tres los ha dedicado a trabajar como policía, indica que su madre la apoyo para ser agente, pero su padre, a pesar de que él lo fue por 47 años, no estaba de acuerdo con la decisión de su hija.

Lo hizo a sus espaldas Aunque su padre no quería que entrará a la academia, ello lo hizo a sus espaldas, ya que era algo que siempre había querido hacer. Luego su padre lo entendió porque de dio cuenta que era algo que le apasionaba a su hija.

Mensaje La policía invita a todas las mujeres a realizar lo que ellas se propongan, trabajar en lo que ellas quieran aunque digan que es sólo para hombres.

Respeto “Me gusta ser policía porque me gano el respeto de las personas con mi trabajo y ayudo a las personas, a la comunidad. Me gusta que mis acciones sirvan para alguien, aunque sean sencillas, expresa la agente.




Volver arriba