Impulsan la radio maya

Impulsan la radio maya

Ardua labor del Colectivo Tzaykin en las comisarías

Aimé López López, Alejandra Ceh Valencia, Byrt Wammack y Ana Rosa Duarte Duarte, del Colectivo Tzaykin, con la instalación artística inspirada en las radios comunitarias que presentan en el Museo de la Ciudad

La idea de la resistencia no se ha extinguido totalmente entre la población maya del Estado, ya que todavía hay sectores que manifiestan esa actitud cuando tienen oportunidad de protestar contra el avallasamiento que han sufrido desde hace 500 años.

Esto se puede ver en comunidades de Mérida y los alrededores de Tihosuco, Quintana Roo, donde hay familias que elaboraron radios de recepción y transmisión caseros que utilizan para comunicarse mensajes, música y otros materiales producidos por ellos mismos.

Los jóvenes son los más entusiastas con esta forma de difusión de sus ideas, aunque en estos muchachos se puede ver cómo han sido influenciados por otras culturas.

Esos jóvenes componen piezas de rap y hip hop, ahora su material de consumo en materia de música. Pero las letras de esas melodías son en lengua maya, lo cual al menos muestra que no han caído totalmente en la sustitución de valores autóctonos por otros del extranjero.

Experimentación

En Molas, San Pedro Chimay y San Ignacio Tesip hay quienes experimentan con esa forma de comunicación. En Tihosuco, Quintana Roo, ocurre lo mismo.

Con esa estrategia los mayahablantes evitan estar sujetos sólo a la programación de la radio comercial y tienen además la oportunidad de expresar sus ideas, lo cual no pueden hacer en las estaciones radiodifusoras.

Lo que escuchan

En esas minitransmisiones vecinales se escuchan, por ejemplo, el ambiente de los gremios católicos, incluyendo el sonido de los voladores; voces de niños, las actuaciones de las bandas musicales de los pueblos y otras cosas.

Confección rústica

La gente de las comunidades aprendió a confeccionar esos rústicos aparatos receptores-transmisores con el apoyo del Colectivo Tzaykin, en el cual hay antropólogos y artistas de varias ramas que exploran manifestaciones artísticas utilizando sonido, vídeo y lingüística.

Ese grupo tiene poco más de un año de creado. Dos de sus integrantes, Alejandra Ceh Valencia y Aimé López, son estudiantes de la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY), y otra más, Ana Rosa Duarte, es antropóloga. Otro colaborador es Byrt Wammack, artista visual.

Improvisados aparatos

En el equipo hay quienes saben de electrónica y enseñan a improvisar diminutos radios a todo el que esté interesado en ese tipo de dispositivos electrónicos.

Aquellos que decidieron construirlos hallaron que esos aparatos tienen una pequeña capacidad para enviar una señal a unos metros a la redonda, y entonces los usan para transmitir música, mensajes, conversaciones y otros materiales más.

Los muchachos los usan para dar a conocer sus composiciones musicales modernas en maya.- Hansel Vargas Aguilar

Labor | Inspiración

El proyecto se basa en los conceptos de Radio Arte y el “Mini FM”, que tuvo auge en Japón en los años 80.

Japonés

El pequeño aparato casero que se construye está basado en el que desarrolló Testsuo Kogawa y el cual utilizan en el mundo muchos seguidores de estas corrientes.

Significado

El nombre del colectivo Tzaykin, quiere decir cigarra, y se adoptó para dar la idea o mensaje de un canto que se multiplica.

Muestra

Hoy se inaugura en el Museo de la Ciudad una exposición de artes visuales que incluye tres obras en la categoría de instalación del colectivo exhibirá uno de sus trabajos. Más información de la muestra en la sección de Imagen.

Obra

La instalación está basada en ese proyecto de minirradios, por lo que incluye réplicas de esos transmisores-receptores y se puede escuchar parte del material que se transmite por esa vía.




Volver arriba