Habituados al cambio

La jornada con el nuevo horario, sin problema alguno

La actividad en el centro de Mérida en las primeras horas de la mañana fue reducida, con poca gente en las calles y los camiones

Sin mayores contratiempos transcurrió la jornada dominical por el cambio de horario en esta ciudad, aunque de nuevo surgieron críticas a esa disposición federal.

La mayoría de los comercios abrieron a tiempo. Sólo uno que otro lo hizo un poco más tarde de lo habitual porque los empleados no llegaron a tiempo.

Ciudadanos consultados comentaron que ya se adaptaron al cambio.

Rolando Calderón Chi, encargado de la tienda de ropa Caruso, ubicada en la calle 60 entre 65 y 67, comentó que no pasó mayores problemas al adelantar una hora su reloj, ya que llegó a tiempo a su trabajo.

“Hay que adaptarse, qué más se puede hacer. Si ya se dispuso que cada determinado tiempo cambie el horario no voy a estar quejándome”, dijo el joven.

Sin embargo, afirmó que “no sé cuál sea la intención del cambio de horario, de todos modos el gasto en luz es el mismo”.

Dolores Hong Martínez, quien atiende un comercio dedicado a la venta de bolsas y mochilas, afirmó que le daba igual el nuevo horario “porque de todos modos hay que levantarse temprano”.

Hugo Osorio Haas, director de operaciones de Los Trompos, afirmó que para los restaurantes de la cadena que tienen terraza es mejor el horario de invierno, ya que “a las seis de la tarde ya está oscuro y a la gente le dan más ganas de cenar”.

El empresario comentó que ayer, por ser el primer día del nuevo horario, los comensales llegaron un poco más tarde a comer.

En el hotel boutique Piedra de Agua, ubicado en la calle 60 entre 59 y 61, informaron que desde el sábado en la noche se avisó a los turistas que tenían que adelantar una hora sus relojes.

En Mérida en Domingo comerciantes reportaron que los visitantes llegaron un poco más tarde de lo habitual a comprar.- A.A.V.




Volver arriba