Fuerte lluvia de ayer derribó árboles en la ciudad

Comunicado de prensa

Fuertes vientos ocasionaron varios daños en la ciudad de Mérida.- (Foto de Leslie Santos Bonilla)

El aguacero que bañó ayer por la tarde la ciudad acompañado de fuertes vientos y que tomó por sorpresa a muchos meridanos, hizo trabajar horas extra a personal del Ayuntamiento para responder a reportes de vecinos por calles inundadas, así como para cortar árboles que cayeron en la vía pública.

Los fuertes vientos ocasionaron la caída de árboles y ramas en diferentes puntos de la ciudad. La copiosa precipitación pluvial y su corta duración, ya que tardó menos de una hora, evitó también que el agua pudiese ser absorbida rápidamente por el sistema de drenaje pluvial. De 18 a 19 horas, cayeron 18 milímetros de agua.

Para disminuir los efectos del fenómeno atmosférico, Drenaje Poniente de los Servicios Públicos Municipales dispuso de un equipo de doce trabajadores operativos, quienes utilizaron una pipa de 20,000 litros y dos motobombas para desagüe, y retiraron en total de las calles 120,000 litros de agua.

Entre los puntos en los que laboró anoche el personal municipal se encuentran la calle 21 entre 20 y 52 de la Miguel Hidalgo; calle 7 entre 66 y 68 de Residencial Pensiones; calle 71 por 56 y calle 69 por 56, ambas del Centro.

Además, por medio de Ayuntatel, se recibieron 17 reportes de árboles caídos en la vía pública; 13 para recoger ramas y dos por calles inundadas.

A su vez, Servicios Públicos Municipales levantó dos postes caídos, uno en Pacabtún y otro en Francisco de Montejo.

En cuanto a Protección Civil Municipal, tuvo conocimiento de la caída de un tinglado en la colonia García Ginerés, al igual que cables tirados en la 56 entre 51 y 49, en tanto que se acordonó una cornisa que estaba por caer en la 58 entre 55 y 57.

Por instrucciones del alcalde, Renán Barrera Concha, ayer mismo la directora de Gobernación, Lizette Mimenza Herrera encabezó un operativo con motivo del aguacero.

El subdirector operativo de Gobernación, Enrique Alcocer Basto, indicó que la turbonada generó rachas de rachas huracanadas de hasta 102 kilómetros por hora en algunas zonas. Apenas se tuvo información de la entrada de la turbonada, alrededor de las 6 de la tarde, se puso en marcha el mecanismo de reacción, en el que tomaron parte Servicios Públicos Municipales, Obras Públicas y Policía Municipal, entre otras.

De acuerdo con los reportes, el semáforo de la avenida Cupules con Reforma se volteó, con el riesgo que esto representaba para los automovilistas que no podían observar las luces de señalamiento. De inmediato se dio aviso a la Secretaría de Protección y Vialidad.

No hubo reporte de lesionados o afectaciones graves.

En Animaya un par de árboles cayeron y ya se realizó la limpieza de andadores y demás espacios. No hubo afectación de animales.

En cementerios como el de Xoclán también se registró la caída de un par de árboles, además que hubo afectación del Sistema de Comunicación e Internet, lo que impidió el funcionamiento de las cajas registradoras para cobrar los diferentes servicios que ahí se prestan.



Volver arriba