El pan de todos los días

Trabaja el doble para regalarle una cena a su familia

Eduardo Xool Baqueiro  trabaja como panadero y en sus  horas libres se dedica a pintar casas para regalar a su familia una cena de fin de año

Para poder darle a su familia una cena de Año Nuevo, Eduardo Xool Baqueiro trabaja como panadero y en sus horas de descanso se dedica a pintar casas.

Debido a la mala situación

que ha pasado con la venta de panes y otros oficios pequeños que desempeña, Eduardo Xool y su familia no pudieron disfrutar de una cena la Navidad pasada. Tampoco sus pequeños hijos recibieron la visita de Santa Claus, por lo que ha estado trabajando horas extras desde el pasado 25 de diciembre, como pintor de casas, jardinero y panadero para juntar dinero.

Con lo poco que ya tenía guardado, y lo que ha ganado estos días, piensa regalarle una cena a su familia este ultimo día del año, “lo que no se pudo el 24 lo cenaremos el 31″, afirma mientras pinta una de las ventanas de uno de los domicilios donde trabaja.

Medio de sustento

Su oficio principal es de panadero. Trabaja en una panificadora en la colonia San Camilo y él es el encargado de vender y distribuir el pan en las diferentes tiendas del rumbo. Su medio de transporte es una vieja “combi” y cuando se descompone usa un triciclo. “Es difícil y peligroso andar en el triciclo, a veces me pasan a atropellar”, expresa.

Indica que trabaja en el mundo del pan desde hace mucho tiempo “es más yo nací en una bolsa de harina”, dice entre risas.

Señala que ahora la situación está más dura.

“En vez que mejore y tengamos más oportunidades de trabajo, al contrario buscan más formas para perjudicarnos a los pobres, a los que se esfuerzan todos los días por llevar comida a la casa, alimentar a los hijos, pero que más podemos hacer sino seguir trabajando, es lo único que queda y, claro, estar unido a la familia”, enfatiza.

Sus hijos lo apoyan en algunas ocasiones a distribuir el pan, pero señala que le gustaría que pudieran terminar sus estudios para que tengan más oportunidades de empleo, aunque afirma que como van las cosas “hasta los que estudien una carrera están amolados”.

Indica que mientras le queden fuerzas seguirá trabajando por su familia, tratará de inculcarle a sus hijos el trabajo y que no se dejen caer por las dificultades.

Aunque no tengan gran cantidad de dinero, lo que importa es hacer cosas buenas, estar bien con Dios, estar con las personas que quieras y pasarla bien todos los días del año.- Abraham Bote Tun




Volver arriba