Costumbre que se pierde

3_020514p3fotinosphoto01

La gente ya perdió la costumbre de bolearse los zapatos, lamenta Jorge Cervera Rodríguez, quien tiene más de 25 años ejerciendo el oficio de bolero en la Plaza Grande. “Antes en el Centro había más de 90 boleros y todos sacaban para la manutención de sus familias. Ahora apenas hay 30 y contrabajo sacan para sus gastos. En mi caso sobrevivo muchas veces gracias a los encargos de los clientes”, asegura




Volver arriba