Con sabor a tradición

De gran arraigo los tamales para el Día de la Candelaria

3_030214p2tamalesphoto01

La tradición de elaborar tamales para el Día de la Candelaria sigue siendo una tradición con gran arraigo, señaló la señora Guadalupe Romero Cahún, responsable del molino “La mano poderosa”, en la comisaría de Caucel.

De acuerdo con la comerciante, desde el viernes repuntó la venta de masa para tamales, pues se vendió más del triple de la cantidad que vende habitualmente.

Abasto suficiente

Mencionó que no hubo desabasto de masa porque ya se sabe que para esta fecha se tiene que hacer un mayor pedido de maíz.

Para la señora María Luisa Contreras Sabido, quien se dedica a la venta de tamales “estilo México”, la mayoría de las unidades que vendió se los habían encargado, por pedido, por lo que tuvo una buena venta.

Cada fin de semana llena una vaporera con 100 tamales, los cuales vende a 10 pesos. Sin embargo, desde el viernes se la pasó cocinando ya que tuvo que hacer casi 200 tamales por encargo.

La señora María Elena Sánchez Caballero, vecina de la colonia El Porvenir, dijo que el Día de la Candelaria es una oportunidad para convivir en familia.

Aunque le representó un gasto importante, dijo que vale la pena seguir fomentando las tradiciones; en su caso, le tocó vestir al Niño Dios, en lo que gastó 150 pesos y 200 pesos en hacer los tamales.

Por la tarde esperaba la visita de sus hermanas y sobrinos “para arrullar al Niñito, hacer una oración y luego comer los tamales”.

El señor Genaro López Escobedo dijo que debe haber una mayor vigilancia de las autoridades de la Procuraduría para la Defensa del Consumidor para esta fecha, ya que hay comerciantes que abusan en los precios de la hoja de plátano y de maíz.

Agregó que en la colonia Juan Pablo II hubo comerciantes que por la demanda le subieron el precio a la manteca y a otros productos.

Con la venta de tamales también se beneficiaron las panaderías y centros comerciales, donde también se vendieron desde el sábado con precios desde $10 y hasta $20, según el tamaño y la preparación.- Alejandro Moreno




Volver arriba