Carta al Diario

Carta al Diario

Recibimos ayer una carta del señor José Raúl Chuc Koyoc que dice lo siguiente:

Todas las mañanas, para informarme, me gusta leer el Diario de Yucatán, por su veracidad en la información. Ayer me llamó la atención que en la nota “Desplegado si un responsable”, que menciona a presuntas representantes de cuatro escuelas, con los nombres de “Estado de México”, “Juan García Ponce”, Secundaria General “Omar Lara Novelo” y “Julia R. Fuentes”, se indica que una persona, de nombre Ligia Beatriz García Quen, llevó un escrito en el cual solicita que el diputado Raúl Paz Alonzo aclare si estuvo o no en una reunión, pero no tenía forma de identificarse y no se le recibió el escrito.

Al respecto, me permito comentar que es penoso ver cómo estas personas tratan de indagar la vida privada de una persona cuando hay cosas más importantes en la vida económica de nuestro querido Estado que debemos investigar y exigir que sean aclaradas.

Espero que las personas mencionadas aclaren públicamente si es verdad que son representantes de los colegios que se citan. Y también invito a estas damas a solicitar por escrito la aclaración de lo que sucedió con el dinero del Isstey, ya que son muchos millones de pesos (esto sí es verdaderamente importante por su cuantía).

En recientes declaraciones al Diario de Yucatán, el ex secretario de Planeación en el gobierno del Estado anterior y actual director del Isstey, maestro Ulises Carrillo Cabrera, menciona que no se cubrió a dicho instituto los importes descontados a los trabajadores por falta de liquidez, es decir, que no contaban con el dinero suficiente para pagar, pero lo más extraño es si a un trabajador se le descuenta una cantidad, debe estar considerada en el presupuesto de egresos para ser pagado al legítimo beneficiario (Isstey) y no darle otro uso pues es entendible que no es dinero del gobierno sino del trabajador, y al darle otro uso se están desviando estos recursos para otros fines que tampoco pueden explicar, porque, según el ex secretario de Planeación, es imposible de saber en qué se gastaron, situación difícil de creer pues cuando los estados financieros no son claros ni confiables, como lo exige el sistema de contabilidad gubernamental, solamente se puede pensar que es por falta de control interno, deficiencia o por negligencia en el manejo del erario, y es ahí cuando la Secretaría de la Contraloría debería auditar exhaustivamente qué fue lo que sucedió y por qué se quedaron sin liquidez.

Invito a las damas representantes de las escuelas que se mencionaron al inicio a solicitar la aclaración de esta situación que sí vale la pena y a los propios trabajadores del Isstey a verificar qué sucede con su dinero.-Mérida, Yucatán

***

El firmante se identifica con la credencial para votar con fotografía número 0437095616576, del Instituto Federal Electoral.




Volver arriba