Auténtico servicio social

Estudiantes de cocina dan apoyo a un albergue

El chef Eduardo Pérez Romero da instrucciones a una de los estudiantes de la Escuela Internacional de Chefs que ayer cocinaron para las personas alojadas en el albergue "Buena voluntad", en Altabrisa. Con esto se inició un proyecto junto con Beneficencia Pública de Yucatán

Como parte del programa de beneficencia pública, estudiantes de gastronomía hicieron ayer su servicio social en un albergue temporal.

La Escuela Internacional de Chefs, junto con Beneficencia Yucatán, iniciaron un programa para realizar servicio social en albergues de la ciudad.

En total, ocho alumnos del sexto y séptimo semestres, junto con los instructores Eduardo Pérez Romero y Luisa Fernanda Ríos Lerma cocinaron para un total de 60 personas que se encuentran en el albergue temporal “Buena voluntad”, de la calle 15 número 481 con 20 del fraccionamiento Altabrisa.

El director del Patrimonio de la Beneficencia Pública de Yucatán, C.P. Miguel Ángel Cabrera Palma, dijo que ésta es la primera ocasión en la que una escuela de ese tipo se coordina con ellos para realizar el servicio social, por lo que después de un estudio se decidió realizar este programa en los albergues temporales, aprovechando los recursos con los que cuentan.

“Cuando me llegó la solicitud de la escuela decidimos que sería una buena idea que los entusiastas estudiantes realizaran la preparación de la comida con lo que tiene el albergue”, comentó Cabrera Palma.

El siguiente centro de asistencia pública al que se beneficiará es “San Vicente de Paul”, que está junto al hospital O’Horán, y así se seguirá con otros hasta cubrir todos los que existen en la ciudad, después volverían a repetir.

El chef Eduardo Pérez Romero dijo que esta actividad les enseña a los alumnos lo que pueden hacer para servir a las personas con necesidades, ya que los que se quedan en ese refugio son personas que tienen familiares en el Hospital de Alta Especialidad y no tienen los recursos para quedarse a cuidar a sus familiares ahí internados.

El menú consistió en pan de cazón, sólo que se hizo con atún en vez de cazón; ensalada mixta con limoneta (vinagreta con limón), salsa habanera y aguas de sabor.

El albergue ofrece alojamiento, comida, baño, lavado de ropa y en algunos casos surte medicamentos; el horario en que funciona es de siete de la mañana a 10 de la noche todos los días.

El personal que labora en el alojamiento dijo que es una buena idea que se apoye, ya que así ofrecen un platillo diferente, realizado por chefs.

Las personas que se encuentran albergadas dijeron que el luegar les ofrece una ayuda, ya que en ocasiones deben descuidar sus labores para atender a sus familiares y no cuentan con los recursos para sostenerse, mientras esperan que le den de alta a su paciente.- Ernesto Pinzón Franco

De un vistazo

Donativo El director de la Beneficencia Pública, Miguel Ángel Cabrera Palma, dijo que esta institución fue intermediaria en la donación de equipo de cómputo que entregó la fundación “Proyect Cure” al albergue “Buena Voluntad”, para controlar la entrada y salida de las personas que llegan a solicitar apoyo. La ayuda se da a través del hospital, que se encarga de canalizar a las personas al alojamiento.




Volver arriba