Asueto de contrastes

Inactividad en un sector y dinámica jornada en otro

1 / 5


Arriba, algunas escuelas aprovecharon el asueto para dar mantenimiento a sus instalaciones. A la izquierda, en la Prepa Uno tampoco hubo clases, y, debajo, la primaria Nicolás Bravo del rumbo de Santiago
Arriba, la primaria "Ignacio Zaragoza" en la Francisco I. Madero, permaneció cerrada. A la derecha, una familia compra bolis a un ambulante en el Centro


La celebración de la Batalla de Puebla se convirtió ayer en una jornada híbrida en la ciudad, porque hubo inactividad en la burocracia y el sector escolar y una dinámica jornada comercial y empresarial.

El día de asueto parcial en Mérida disminuyó la movilidad humana en la ciudad, por lo que se vio menor cantidad de vehículos en las calles, menor cantidad de personas en los paraderos de autobuses, en los camiones urbanos y en las aceras del primer cuadro del Centro Histórico.

Como la Ley Federal del Trabajo no considera como día de descanso obligatorio el 5 de mayo, los empleados y obreros que trabajan en empresas privadas asistieron a sus labores en forma habitual; sin embargo, la burocracia municipal y estatal tuvieron asueto igual que los más de 500,000 alumnos de los diferentes niveles educativos y 30,000 profesores.

La suspensión de clases tuvo un fuerte impacto en la dinámica de la ciudad porque los autobuses urbanos circularon con bajo número de pasajeros cuando en días de clases se dan el lujo de no dar parada a los alumnos, las familias no sacaron sus automóviles para llevar a sus hijos al colegio y los lugares conflictivos por el exceso de vehículos estuvieron libres y sin la operación policiaca de regulación de tránsito. Por ejemplo, la Avenida del Deportista donde los días de clases se forman largas, dobles y triples filas de automóviles en espera de los niños estuvo sin problemas de embotellamiento.

Lo mismo ocurrió en Paseo de Montejo donde funciona la Escuela Modelo, en la colonia Itzimná donde está el Colegio Montejo y la calle 60 Norte donde se ubica el CUM.

Las escuelas públicas de la ciudad estuvieron cerradas y se supo que sólo un colegio particular funcionó por un ajuste en el calendario interno de actividades.

Oficinas de gobierno

Las oficinas gubernamentales que atraen a gente que busca algún apoyo, realización de algún trámite administrativo o por alguna solicitud también estuvieron cerradas.

Contrario a la inactividad general del Día del Trabajo, el jueves pasado, el servicio de recolección de basura se realizó en forma normal por lo que se vio en las calles a los camiones recolectores de las cuatro empresas concesionarias.

Las sucursales bancarias trabajaron en sus horarios normales y prestaron los servicios que acostumbran; sin embargo, las oficinas bancarias no tuvieron el movimiento extraordinario del inicio de la semana.

El zoológico del Centenario estuvo repleto de visitantes porque es un centro recreativo céntrico y de mucho arraigo entre las familias.

Se vio principalmente a madres de familias con sus hijos en edad escolar lo que indica que aquellas aprovecharon el asueto para pasear. Lo mismo ocurrió en el zoológico Bicentenario Animaya, ubicado en Ciudad Caucel, donde hubo visitantes, pero no igual a la cantidad que acudió al Centenario.

Los comercios del primer cuadro tuvieron un movimiento regular y aunque hubo gente en los establecimientos el panorama no fue igual a los días cotidianos cuando todo mundo está en las calles con motivo de sus actividades.

Hoy regresará todo a la normalidad por lo que seguramente se verá el gran ajetreo, prisas y filas en los paraderos.- Joaquín Chan Caamal

De un vistazo

Asueto

El asueto con motivo del aniversario de la Batalla de Puebla disminuyó considerablemente las actividades de la ciudad porque no trabajaron los burócratas y tampoco hubo clases en ningún nivel.

Baja actividad

La Feria del Zapato del Siglo XXI que durante el domingo estuvo atiborrada de gente, ayer en la mañana tuvo poca afluencia a pesar de que hubo remate de calzado. Hoy todo volverá a la rutina normal en las escuelas.




Volver arriba