Apasionado de la lente

Jorge Luis Reyes, enamorado de la fotografía análoga

Jorge Luis Reyes, quien ya tiene más de 30 años de labor en el mundo del arte fotográfico, con algunos de los trabajos hechos con una cámara análoga y que cada domingo exhibe y vende en el Parque de la Madre

La fotografía análoga no va desaparecer, tal vez se reduzca a un grupo selecto, pero en definitiva no se extinguirá, sentencia Jorge Luis Reyes , quien se ha dedicado a este arte por más de 30 años.

Originario de Gómez Palacios, Durango, el fotógrafo ya recorrió varias partes del país con su cámara retratando paisajes, pueblos y a su gente, pero la tranquilidad y belleza de Mérida hicieron que se quedará a vivir aquí.

Desde pequeño tuvo una leve cercanía con la fotografía, pues sus padres tenían una pequeña cámara y en los viajes o paseos familiares aprovechaba para usarla.

Como todo niño curioso siempre quería tomar las fotos, en ocasiones su padre le prestaba la cámara para ser el encargado de captar los mejores momentos de la familia, pero por su corta edad y su nula experiencia las fotos salían mal, lo cual ocasionó el enojo de su padres.

“Mi papá me regañaba porque desperdiciaba la película”, indica el fotógrafo.

Ahora todos los domingos se coloca en un espacio en el Parque de la Madre. Ahí exhibe y vende las mejores fotos que ha hecho con una cámara análoga, indica.

Fue en los años 80 cuando por fin pudo comprar su primera cámara después de haber trabajado en distintos lugares. Todo para poder tener en sus manos su cámara y así empezar su acercamiento serio con la fotografía.

Aprendió tomando cursos en la Casa de Lago de la Universidad Autónoma de México y en distintos talleres, así como leyendo libros, pero sobre todo con mucha práctica, ya que no sólo basta con tener los conocimientos teóricos sino hay que aplicarlos.

“La fotografía es un medio de comunicación en la que tomas una imagen para mostrarla a las demás personas, para que vean lo que hiciste, lo que has creado, ese momento, esa belleza es un arte”, apunta.

La fotografía digital no se compara con nada, “el hecho de estar en el cuarto oscuro y revelando, es una sensación mágica”, explica.

“No es lo mismo tomar la foto y después editarla en algún programa en la computadora”, agrega.

Por eso recomienda a todos los que deseen empezar en este arte a que primero aprendan todo de la fotografía análoga.

“La fotografía artesanal, hecha con tus manos, crear tú la foto y luego revelarla son cosas que se deben aprender y vivir”, expresa. “Cualquier persona que sepa escribir y leer y capaz de seguir instrucciones para desarrollar su creatividad puede ser un buen fotógrafo”. -Abraham Bote Tun

Fotógrafo | Más

Durante su vida se ha dedicado a varios trabajos además de la fotografía.

Edades

“Cualquier edad es buena para poder aprender de esta actividad, desde los 10 años hasta en adelante”, indica Jorge Luis Reyes.

AcercamientoInvita a todas las personas a tener un acercamiento con la fotografía objeto: la análoga. “Verla, poder tocarla es algo que se está revalorizando nuevamente. Aquellos que la habían dejado están volviendo a tomarla”, apunta.

La digital

La foto digital es buena porque da la oportunidad de compartirla por internet al mundo en cuestión de minutos, reitera.

Estudio

Actualmente da clases en su taller en la calle 41, entre 80 y 82, del centro de la ciudad.

“No hay que guardarse los conocimientos, es bueno que otras personas aprendan de lo que ya sabes por tu experiencia, para que adquieran todo y no se queden con ninguna duda, con ningún misterio sobre el tema”, comenta.




Volver arriba