Apasionada de la gimnasia

Apasionada de la gimnasia

Las recompensas de la vida se las debe a ese deporte

Grisel del Carmen Bote Tun en una de las rutinas de gimnasia rítmica que tantas medallas y satisfacciones como persona y deportista le ha dejado en su vida; hoy sueña con ser arquitecta y tener su academia

-En un minuto treinta demuestras todo lo que has entrenado, llorado, sacrificado y trabajado, ésa es la mayor recompensa, y que tu familia, entrenador, novio y amigos se sientan orgullosos -expresa Grisel del Carmen Bote Tun, quien desde los cuatro años se ha dedicado al deporte que ama: la gimnasia.

Gracias a este deporte ha conseguido varias victorias; medallas, reconocimientos y la satisfacción de hacer lo que más le apasiona en la vida.

La joven, de 18 años, estudia la carrera de Arquitectura en la Universidad del Mayab, gracias a su deporte.

Platica que cuando ella tenía cuatro años su padre la llevó a observar un entrenamiento de gimnasia rítmica en un gimnasio del Fraccionamiento del Parque. Aunque al principio no le gustaba mucho, “con el paso del tiempo le fui agarrando pasión”.

Luego de un tiempo pasó a formar parte de la quinteta y fue ahí donde las horas de entrenamiento cambiaron: pasó de una hora de práctica dos veces por semana a ser de dos a tres horas todos los días; aun así, seguía viendo esta disciplina como un juego.

“Me gustaba estar con mis compañeras y sólo hacer dos o tres simples rutinas”.

Fue en 2002 cuando tuvo su primera competencia fuera del Estado, en San Luis Potosí. “Me sentía tan feliz porque nunca me imaginé que saldría de Yucatán siendo tan pequeña; conocer a otras competidoras era un sueño hecho realidad y sería la primera vez que viajaría en avión”, recuerda.

Después de ese viaje la llamaron para estar como individual, aunque ahora sus entrenamientos serían muchos más estrictos y agotadores.

“Ahí fue cuando me di cuenta de que ahora esto ya no sería sólo un juego y diversión”, comenta.

“Las maestras eran algo rudas y estrictas; en ocasiones me regañaban, sentía que no era buena y que lo mejor sería dejarlo, pero siempre me mentalizaba y me decía que sí podía, que les demostraría a todos que sí tenía el carácter para ser una buena deportista”, enfatiza.

“Tener 70 medallas”, señala, “pasar a las finales en todos los aparatos, tener lesiones en el tobillo y espalda, que con el paso del tiempo me fueron perjudicando; haber tenido un segundo hogar con compañeras que se volvieron mis hermanas y mi entrenadora, Karenina Gutiérrez, quien se volvió como mi segunda mamá es lo que conseguí gracias a este deporte”.

Pero Grisel tuvo que dejar la gimnasia rítmica por motivos económicos y por sus estudios de preparatoria.

“Sí, sentí un gran vacío, ya que gran parte de mi vida la pase ahí, pero ese no fue un alto en mi vida, porque en la prepa una maestra me vio y me llamó para empezar un nuevo deporte: la gimnasia aeróbica”.

Es un deporte nuevo con el cual, gracias a su talento, pudo seguir estudiando por una beca que le otorgó la Universidad del Mayab.

En un futuro, Grisel quiere ser arquitecta y entrenadora, “trasmitir lo que a mí me enseñaron, este deporte muy bonito que es la gimnasia rítmica y la aeróbica; poner mi academia es un sueño que desde chica he tenido”. “Se necesita mucho esfuerzo y entregarse al cien por ciento para alcanzar las metas que uno se proponga y al final todo sacrificio tiene sus recompensas”, apunta.”En las rutinas te puedes relajar, hacer que todo se te olvide; sientes que sólo tú estas en el tapiz escuchando la música y tu cuerpo se mueve al ritmo de ella”.- Abraham Bote Tun

De un vistazo

Reconocimientos

“Uno de mis mayores logros fue haber ganado primer lugar en la Olimpiada Nacional en Tijuana, en la modalidad de conjuntos en el año 2009″, indica la gimnasta Grisel, quien agrega que otro logro fue haber ganado tercer lugar en el campeonato nacional en la ciudad de México, en la modalidad de aro, y quedando en quinto lugar en el “all round”, en 2008. Ganar tercer lugar en la Copa Kalinka en la modalidad de pelota; y tercer lugar en el campeonato nacional en Guadalajara Jalisco, en el implemento de cuerda 2007, entre otros premios.

Retiro

Posteriormente, en 2010, fue cuando en una competencia en Los Ángeles, California, se retiró de la Gimnasia rítmica. “Fue una experiencia bonita ya que tuve la oportunidad de viajar por primera vez a otro país, conocer lugares y personas grandiosas”, apunta la medallista.




Volver arriba