Andanzas del "hombre PET"

Andanzas del “hombre PET”

Albañil recorre las calles en busca de envases que vender

Jorge Hu Novelo, de oficio albañil, pero que por falta de trabajo se dedica a recolectar envases de PET por la colonias de la ciudad

Sentado bajo la sombra de uno de los árboles que hay en la Plaza Grande, se observa a un señor fumando, con barba, de tenis morados y con dos costales llenos de envases de PET a su lado.

Se trata de Jorge Hu Novelo, quien todos los días recorre a pie diferentes puntos de la ciudad juntando envases de ese material para ganarse la vida.

El señor Hu Novelo vive en la colonia Emiliano Zapata Sur, desde ahí viene caminando al Centro.

Camina para ahorrarse el pasaje del camión y además porque así hace ejercicio.

Su oficio es albañil, pero en los últimos meses la situación ha estado dura y no hay “chamba”.

“Le pregunto al maestro y me dice que no hay trabajo que está fría la cosa”, comenta mientras fuma.

Toda su vida se ha dedicado al trabajo del albañil, un oficio que le gusta aunque en ocasiones es peligroso.

Comenta que una vez se cayó de un techo mientras estaba mezclando el material, pero no se lastimó, ya que una montaña de polvo amortiguó su caída.

“No fue nada grave, pero necesitábamos sacar el trabajo, así que ni tiempo me dio para ir al doctor”, indica.

Su esposa le ayuda recolectando el PET en otras partes. Se dividen y al final se reúnen para vender lo que hayan acumulado en el día.

Trabaja aunque haya Sol porque tiene que sacar para comer, pero si llueve no trabaja. “No me gusta mojarme, me escondo del agua”, dice entre risas. “Pero el Sol sí es canijo, sí me impide trabajar”.

Pero ni modo, expresa, lo que tiene que hacer uno para tener un poco de ingresos.

El albañil dice que no le desagrada buscar botellas de PET hasta en los botes de basura, ya que es necesario y porque ahí es donde más hay.

Las personas llegan a tirar desde platos de comida y refrescos llenos, señala.

“Hay personas que lo tienen todo y les es fácil tirar las cosas, pero uno que le falta sí lo valora”, expresa.

Al día llega a juntar alrededor de 5 kilogramos, que son entre 20 y 30 pesos.

“No es mucho, pero al menos tenemos algo para la comida”, comenta.

Jorge Hu carga en sus hombros los costales de PET que junta. Con la esperanza que en estos días mejore la situación y que ya haya más trabajo de albañil.

Mientras descansa en la Plaza Grande aprovecha para tomar un poco de agua y fumar unos de sus cigarros. “Delicados” porque son los que más le gustan.

Se quita la gorra para secar el sudor de su frente.

El recolector indica que a veces no tiene para comprar agua en las tiendas así que agarra un poco de la llave de algunas casas.

Las personas deben buscar las formas de salir a delante, como sea, mientras no sea malo o hagan mal al prójimo , y siempre estar agradecidos con Dios, enfatiza.

Siempre hay que estar unidos, mi esposa y yo nos apoyamos para salir adelante, en las buenas y malas, agrega.

Después de su breve descanso se dispone a seguir su camino. Se acomoda la gorra, apaga su tercer cigarro, levanta los dos costales y empieza a caminar.

“Recuérdame como el hombre de los envases”, dice mientras se aleja.-Abraham Bote Tun

De un vistazo

Su padre le enseñó

Jorge Hu Novelo aprendió el oficio de albañil de su padre. Desde los 15 años lo acompañaba a las obras y le ayudaba siempre, “era su chalán”, comenta.

Su compañera

Aunque no tiene hijos, dice que está feliz, ya que su esposa es su compañera, que lo apoya en los malos momentos y juntos se apoyan para sacar para el gasto.

Junta para su casa

Por el momento no tienen casa propia, viven “encomendados” con un amigo de él. Pero están juntando el dinero para poder construir una pequeña casa en un terreno que que compró hace años.

Recorridos

Recorre varios puntos de la ciudad en busca de envases. Desde Francisco de Montejo hasta Yucalpetén y en ocasiones en el Norte.




Volver arriba