“Agosto” en primavera

Por el calor sube la venta de refrescos, agua y sombreros

Una joven saborea un sorbete en un puesto de Mérida en Domingo para  mitigar el calor, que ayer llegó en esta ciudad a 38.7 grados Celsius, según la Comisión Nacional del Agua

Clima

En el inicio de la primavera vendedores de agua y refrescos embotellados reportan que se duplicaron sus ventas por el aumento de la temperatura, que ayer, de acuerdo con la Conagua, entre las 3 y 4 de la tarde llegó a 38.7º Celsius, el registro más alto en lo que va del año.

De acuerdo con un sondeo, los meridanos compran más botellas de agua y granizados que refrescos embotellados y sorbetes, porque los primeros “quitan más la sed”.

“El incremento en la venta de bebidas, sobre todo de agua embotellada, es significativo, ya que este fin de semana vendimos el doble de lo habitual”, dijo Rosa María Chan López, encargada de una tienda de franquicia.

Contrario a lo que se pudiera pensar, el aumento de la temperatura no beneficia en las ventas de helados.

“Cuando el calor es muy intenso toda la gente quiere consumir líquidos, pero los helados, como son dulces, no quitan la sed y las ventas bajan en forma notoria”, señaló Vicente Mena Heredia, propietario de Helados Polito.

“En época de frío, al mediodía se vende bastante, pero ahora que empieza el calor tenemos que esperar a que refresque el ambiente para tener buenas ventas durante la tarde y la noche, ya que en el día están muy bajas”.”Por fortuna, en esta administración se nos volvió a dar permiso de abrir un local de Helados Polito dentro del zoológico del Centenario, con lo que han mejorado los ingresos, ya que allí sí hay venta, porque la gente se encuentra en la sombra”, señaló.

Por su parte, Guadalupe Santos, quien tiene un puesto de granizados en el Parque del Centenario, dijo que ayer aumentó una marqueta de hielo para atender la demanda y que aún así no se daba abasto.

Otros comerciantes que se benefician con la entrada del calor son lo vendedores de sombreros.

Es el caso de Lorenzo Chablé Díaz, vendedor ambulante de esa prenda de palma, quien dijo que tan sólo ayer al mediodía ya había vendido el doble de la semana pasada.

El calor también ha sido aprovechado por ambulantes que ahora venden sombreros en forma de sombrilla en cruceros de transitadas avenidas.

Vicente González López, quien ofrece esos sombreros en el cruce de las avenidas Canek y Mérida 2000, a precios que van de 50 a 70 pesos según el cliente, dice que apenas está empezando el calor y sus productos ya se venden muy bien.- Alejandro Moreno Peña

Página 6

Etiquetas: