Celebran trabajando

En el último día del año ofrecen sus servicios a la gente

1 / 2


Ramón Gutiérrez es uno de los cientos de empleados de las gasolineras que durante toda la noche del 31 de diciembre laboran
Juan Gutiérrez labora como taxista


Las noches del 24 y el 31 de diciembre muchos las pasan en compañía de su familia y amigos. Un día, para muchos, sin labores, en el que no tienen que ir a la escuela ni a otras actividades; sin embargo, otros la pasan trabajando.

Un médico, un despachador de gasolina y un taxista nos platicaron cómo pasan el último día del año en sus trabajos.

Mientras algunos disfrutan de la “cálida” noche con su familia, brindan, piden sus deseos, mientras comen las 12 uvas, o bien observan cómo se quema el viejo a la medianoche, Juan Gutiérrez se la pasa recorriendo las calles y avenidas de la ciudad; su oficio es de taxista.

Juan indica que es difícil trabajar en estos días que se comparten con los seres queridos. “Es complicado dejar a los hijos, mientras uno se va a trabajar, pero ni modos… es la chamba”, expresa, mientras conduce el automóvil.

Señala que lo tiene que hacer ya que él, al igual que sus compañeros, no recibieron aguinaldo de sus patrones, por eso en estos días aprovechan para salir y trabajar, y cobrar un poco más de lo que normalmente es su tarifa.

“Si no vamos a pasar la noche con la familia, al menos vamos a ganar algo más de dinero”, comenta.

Agrega que al principio, cuando empezó este trabajo en el que ya lleva cinco años, fue complicado, “pero no todos los años es igual; a veces sí descanso pero ahora la situación está muy complicada; a diferencia de años anteriores los gastos son mayores, la escuela de los hijos… por eso, aunque no quiera, tengo que trabajar el último día del año”, pero agrega: “Ya habrá más días del siguiente donde sí podré pasarla con mi hijo y mi esposa.

“La salud de la gente no descansa, mucho menos el 31 de diciembre”, comenta un médico general del hospital Ignacio García Téllez, del IMSS.

Indica que en este día, al igual que el 24, se la pasa de guardia en el hospital y su familia ya se acostumbró. Aunque señala que al principio le fue difícil dejar a su esposa y a su pequeño hijo, ahora “ellos se van a casa de mi suegra y conviven con su familia. No se quedan solos”, expresa.

Agrega que en su profesión nunca descansa y en estos días suceden muchos casos de personas, sobre todo niños, que sufren quemaduras o algún accidente debido a la pirotecnia.

“Es la ocasión que tiene un médico de servir a los demás, sin importar los sacrificios. Mi familia lo entiende, ya tendremos más días del año para convivir”, señala.

Por su parte, Julio López, médico interno del Hospital Benito Juárez, también del IMSS, dice: “Pues, obviamente sí te quedas con las ganas de estar con tu familia y con tus amigos, pero igual hay que entender que alguien tiene que trabajar ese día…

“Yo, por ejemplo -agrega-, tengo guardia el 31 en Urgencias del Juárez y pues me gusta lo que hago, lo disfruto, y la gente con la que trabajo también son mis amigos, así que intentaremos sacar un ratito y brindar o pedir comida”.

Ramón Gutiérrez también trabaja la noche del 31, como despachador de gasolina; afirma que sí le gustaría pasarla con sus amigos, “pero pues hay que chambear”.

Indica que ya al día siguiente va a su casa y se prepara para disfrutar del recalentado con sus padres y, aunque no pasó con ellos la noche del último día del año, estará la tarde del primera día de 2014.- Abraham Bote Tun

De un vistazo

Deseos

El último día del año muchas personas preparan sus deseos que planean cumplir el siguiente año. Bajar de peso, dejar de fumar, tomar o ser una mejor persona con la familia y un mejor estudiante en la escuela.

Empleo en 2014

Juan Gutiérrez indica que sólo espera que en 2014 tenga empleo, pero sobre todo tenga una buena salud para seguir trabajando y mantener a su familia.

Poner empeño

Julio López señala que los deseos no se cumplen si no los llevas a cabo, “no sólo se trata de pedir y pedir, sino de hacer las acciones adecuadas para que se realicen. Hacer ejercicio, esforzarse en la escuela para tener un buen desempeño, o salir a la calle y buscar un buen trabajo. Lo más importante: ser dedicado, disciplinado en todo y, claro, dar amor a todas las personas con las que compartes tu vida”.




Volver arriba