Almacen de historiales

La Fiscalía cuenta con un basto archivo delictivo

Con 172,800 fichas registradas desde 1936, la Fiscalía General del Estado (FGE) cuenta con el archivo dactiloscópico más antiguo del país, en el cual se concentran las huellas dactilares de personas que han ingresado por algún proceso penal para su identificación.

A través de este archivo, se puede conocer si una persona cuenta con historial delictivo, por lo que funge como auxiliar en la expedición de certificados de antecedentes no penales, en investigaciones judiciales para cotejar huellas encontradas en una escena de crimen y dar con la identidad del posible responsable, así como en diligencias del Ministerio Público quien también solicita hojas de antecedentes de la gente involucrada en una averiguación previa.

La toma de huellas a quienes ingresan al área de seguridad de la Fiscalía o al Cereso, permite tener la identificación plena de una persona. Mediante fichas, las autoridades almacenan nombre, motivo de ingreso, edad, nacionalidad, dirección y juez al que fue puesto a disposición (este último en caso de ser consignado al penal).

El registro de las huellas se efectúa aplicando el sistema Vucetich, llamado así en referencia al argentino que desarrolló y puso por primera vez en práctica un sistema eficaz de identificación de personas por sus huellas digitales.

Mediante esta técnica el perito analiza cada una de las huellas de los dedos de ambas manos, para identificar las figuras establecidas por este sistema y contar el número de líneas que hay del punto externo de la huella hasta el núcleo de la misma, con lo que se establece una fórmula para su clasificación.

Esta labor se convierte en una herramienta muy importante en los procesos de investigación, pues ayuda a demostrar de forma científica, por medio de la dactiloscopia, la participación activa y directa de una persona en un delito.




Volver arriba