Adiós a la calma

Retorna al Centro el bullicio de la vida comercial

Una vista de la vida comercial en el Portal de Granos, un día después de la calma del día de Navidad

Después de la tregua de Navidad, de nuevo el centro de Mérida volvió a cobrar vida comercial. Decenas de vendedores ambulantes y comercios establecidos ofrecieron ayer sus productos y artículos, y las calles se volvieron a poblar de transeúntes.

Al día siguiente de la Navidad, las calles del Centro regresaron a sus actividades normales. Los comercios informales abrieron sus puertas nuevamente y los vendedores ambulantes volvieron a llenar las aceras y algunos lugares del centro, por lo que la circulación de los transeúntes fue complicada.

Se observó mucha afluencia de personas, en contraste con el día pacífico y tranquilo 25 de diciembre.

El tráfico vehicular volvió a ser como en días anteriores e incluso el ambiente se llenó con el ruido de los cláxones de autos y camiones.

De compras

Varias personas salieron a las calles para comprar ropa, calzado o tomar un helado. También se observó a decenas de turistas que recorrían algunos de los lugares emblemáticos como la Casa de Montejo y la Catedral, o hacían filas largas para subirse al Turibús.

En los siguientes días el movimiento de la gente se incrementará ante la llegada del Año Nuevo.- Abraham Bote Tun

De un vistazo

Basura

Decenas de bolsas de basura están sobre la acera poniente del Bazar “García Rejón”, en el corazón del Centro. Los desperdicios de los puestos y establecimientos del mercado, en la calle 60 con 65, impedían el libre tránsito de los peatones.




Volver arriba