Veto a las bebidas grandes

Nueva York limita los refrescos con mucha azúcar

1_140912p2giophoto01

NUEVA YORK (EFE).- Las autoridades sanitarias de Nueva York dieron ayer luz verde a la polémica prohibición de los refrescos azucarados gigantes en la ciudad, una medida pionera en Estados Unidos con la que el alcalde Michael Bloomberg da un paso más allá en su cruzada contra la “epidemia” de la obesidad.

“Solamente con la propuesta de limitar las bebidas azucaradas, Nueva York llevó el asunto de la obesidad y del impacto que tienen estos refrescos al plano nacional”, aseguró horas después de la aprobación de la medida el primer edil de la Gran Manzana en una reunión.

Conocido como la “niñera Bloomberg” por sus múltiples regulaciones para mejorar la salud de los neoyorquinos, que han tenido víctimas como las grasas saturadas o el tabaco, el alcalde hizo realidad la amenaza que lanzó hace poco menos de cuatro meses contra las bebidas azucaradas.

Y es que la Junta de Salud de la ciudad aprobó ayer la medida por ocho votos a favor y una abstención, durante una proceso en el que se recordó que alrededor de 6,000 neoyorquinos mueren cada año a causa del sobrepeso y la obesidad, la segunda mayor causa de mortalidad que puede ser prevenida, tan solo por detrás del tabaco.

A partir del 12 de marzo del próximo año, cuando entre en vigor la norma, los refrescos con elevados niveles de azúcar no podrán ser comercializados en envases que superen los 464 mililitros en la Gran Manzana.

Los establecimientos afectados serán todos aquellos regulados por el Departamento de Salud de Nueva York, es decir, restaurantes, cadenas de comida rápida, carritos de comida callejeros, bodegas y tiendas, cines, estadios y salas de conciertos.




Volver arriba