Un Papa asiste por primera vez a una Asamblea de Renovación Carismática

1 / 16


El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.
El papa Francisco asistió ayer al Estadio Olímpico de Roma para participar en la Asamblea anual de la Renovación Carismática Católica, a cuyos integrantes exhortó a “adorar” a Dios, pero sin “controlarlo”. Se trató de la primera vez que un Papa acude a una cumbre anual de este movimiento que surgió tras el Concilio Vaticano II y que habitualmente tiene lugar en Rímini, al norte de Italia.





Volver arriba