Un libro dice que HItler no se mató

Un libro dice que HItler no se mató

Vivió hasta los 95 años en Brasil, según evidencias

Una nueva teoría advierte que Hitler habría huido a Sudamérica por indicaciones de sus aliados en El Vaticano, quienes le ofrecieron el mapa de un tesoro enterrado por los jesuitas, según publica el portal sdpnoticias.com con base en información dada a conocer por el diario británico “Daily Mail”.

Según la historia oficial, el dictador se suicidó en su búnker de Berlín, justo antes de que las fuerzas aliadas lo pudieran arrestar, en 1945, cuando Alemania perdía la II Guerra Mundial.

No obstante, el nuevo libro de la estudiante de posgrado de periodismo Simoni Renee Guerreiro Dias, titulado “Hitler en Brasil, su vida y muerte”, desafía esta versión.

“Viejo alemán”

Según la teoría de Simoni, Hitler habría huido a Argentina, luego a Paraguay, para finalmente establecerse en la provincia brasileña de Mato Grosso, donde habría emprendido la búsqueda de un “tesoro enterrado” con la ayuda de un mapa que sus aliados de El Vaticano le habrían proporcionado.

Para guardar las apariencias, Hitler se habría cambiado el nombre a Adolf Leipzig, además sostenía una relación con una mujer de raza negra llamada Cutinga, para ocultar mejor su origen.

En Nossa Senhora do Livramento, donde Hitler se habría instalado, era conocido simplemente como el “viejo alemán”.

Hitler habría muerto en un hospital de Cuiaba en 1984, a la edad de 95 años.

Simoni logró que le permitieran exhumar los restos de Adolf Leipzig y planea comparar el ADN con el de familiares vivos de Hitler que viven en Israel,La estudiante brasileña, oriunda de Cuiaba, vinculó la presunta llegada del Fuhrer a la zona con un ofrecimiento del Vaticano de derechos de propiedad sobre un tesoro escondido por los jesuitas en una cueva cercana a la que sería su tierra adoptiva. Testimonios recabados por Simoni indican que una monja del hospital donde Hitler pasó sus últimos días lo habría reconocido, pidiéndole que se fuera, pero habría sido reprendida por un superior quien le explicaría que ese “hombre de edad avanzada” estaba ahí por ordenes del Vaticano.




Volver arriba