Último adiós al “Año Viejo”

La plaza de Times Square, lista para la llegada de 2014

1 / 4


Vendedores ofrecen en las calles de la ciudad de Riobamba, Ecuador, los tradicionales "años viejos" que se quemarán en la Nochevieja
Ante nutrido grupo de personas se realiza el lanzamiento de miles de globos que formaban la imagen de la bandera de Brasil, ayer en el centro de la ciudad de Sao Paulo. El acto es parte de las celebraciones por la llegada de 2014. A la derecha, una joven escoge ropa interior amarilla, como cábala de buena suerte para recibir el nuevo año, en un mercado del centro de Lima, Perú
Gruesos cables cuelgan de la esfera de Año Nuevo, ubicada sobre el edificio Uno de Times Square, en Nueva York. La bola, de 3.60 metros de diámetro, tiene 2,.688 triángulos de cristal y pesa unas seis toneladas. La esfera descenderá por el mástil durante los últimos segundos del año


En Nueva York, la emblemática plaza de Times Square está lista para celebrar y dar la bienvenida al nuevo año; en Ecuador, monigotes y “viudas” se alistan para despedir al “Año viejo”.

Cada 31 de diciembre, como marca la tradición, la plaza neoyorquina se llenará de miles personas expectantes por ver la caída de la icónica bola de cristal durante los últimos segundos del año.

Se calcula que alrededor de un millón de personas acudan a Times Square para ver cómo la bola desciende desde un mástil en lo más alto del edificio Uno de Times Square, que fue sede del diario The New York Times y por el cual recibió su nombre la plaza neoyorquina.La esfera multicolor de 3,60 metros de diámetro tiene con 2.688 triángulos cristal y pesa de cerca de seis toneladas, mientras el mástil que la sostiene tiene una longitud de 39,5 metros, lo que hace que hará que la bola se eleve casi de 145 metros por encima de la calle.La esfera tiene una paleta de más de 16 millones de colores vibrantes lo que produce el efecto de un caleidoscopio.Este año la jueza del Tribunal Supremo Sonia Sotomayor, nacida en el condado neoyorquino de El Bronx, Sonia Sotomayor, será la encargada de activar el botón que active el descenso de la bola en los últimos segundos del año.

egún explicó en un comunicado Tim Tompkins, el presidente de Times Square Alliance, asociación fundada en 1992 para mejorar y promover la icónica plaza, la jueza es una “inspiración para muchos” y alguien nativo de Nueva York.Además, millones de espectadores en todo el mundo contemplarán las actuaciones en directo de Miley Cyrus, Macklemore & Ryan Lewis, Blondie, Icona Pop, Jencarlos Canela, El Dasa y Rodney Atkins.La celebración, que comenzará a las seis de la tarde con una actuación china de Kung Du y una colorida danza, contará además con la presencia de la cantante americana Melissa Etheridge que interpretará la famosa canción de John Lennon “Imagine” y dará a conocer su nueva canción “Uprising of Love”.A pesar de que se espera un clima invernal, alrededor de un millón de personas saldrán a la intemperie entre las calles 34 y 59 y entre las avenida Séptima y Octava para festejar entre música, globos, papel picado y exhibiciones pirotécnicas, el comienzo del nuevo año.Según explicó Tim Tompkins, el evento es “mucho más” que salir de fiesta.”Se trata de reflexionar, de mirar hacia atrás en el año que acaba de pasar, donde se han perdido grandes personas como Nelson Mandela y donde gente nueva ha llegado a nuestras vidas”, dijo Tompkins.Times Square ha albergado la celebración del Año Nuevo en la ciudad desde hace 109 años.Los dueños del New York Times comenzaron en 1904 a festejar la entrada del año en la azotea de este edificio, primero con fuegos artificiales y a partir de 1908 con una bola iluminada. En Ecuador, cientos de vendedores recorren calles de las principales ciudades para vender los tradicionales monigotes o “años viejos” y los adornos para las “viudas” que les despedirán.

Muñecos atiborrados de serrín y papel, ataviados con ropas viejas y caretas de políticos o personajes del año son protagonistas de sarcástico funeral que termina con la quema del muñeco.

“La careta que más se ha vendido es la del alcalde” de Quito, Augusto Barrera, un popular edil que también ha sido criticado por las multas e impuestos que ha fijado en varios rubros de la administración municipal, según dijo a Efe una de las vendedoras.”La venta no ha estado tan buena, aunque la careta del alcalde, prácticamente se ha agotado”, añadió Gladys Minango, de la Asociación 31 de diciembre, una agrupación de artesanos y vendedores que se agolpan en las aceras de la avenida con tiendas improvisadas para ofrecer los artilugios que se usan para la celebración.”Esperamos que mañana (martes) la venta suba y nos permita recuperar el dinero para pagar las deudas”, apuntó Minango que junto a otras de sus compañeras ofrece caretas, pelucas, máscaras, monigotes, antifaces y también minifaldas y prótesis de senos para los que quieran vestirse de “viudas”.Las caretas “hay de todo precio”, desde 1,5 a 2,5 dólares, aunque las del alcalde Barrera se encuentra hasta en 3 dólares, señaló la vendedora que también ofrece monigotes entre los 2 y 15 dólares, dependiendo del tamaño y el tipo de elaboración.

En algunos lugares y, pese a que está prohibido, se pueden encontrar algunos fuegos de artificio, que suelen acompañar con su ruido a la quema de los “años viejos”.La Policía vigila el expendió de ese tipo de material pirotécnico para evitar eventuales tragedias, como han ocurrido en el pasado.Pero, “a la gente le gusta llevar” ese tipo de artefactos de pirotecnia, para rellenar los monigotes y que estos exploten al momento de la quema.Además de prohibir la venta libre de los fuegos de artificio, -asignada sólo a empresas calificadas y bajo estrictas normas de seguridad- las autoridades también han pedido a la población que la quema de los muñecos se haga en lugares seguros y no en la calle.El Ayuntamiento quiteño ha organizado un concurso para premiar las mejores comparsas y la elaboración de los monigotes que el 31 de diciembre salen por miles a las calles hasta la medianoche.Hay muñecos pequeños, hechos con ropa vieja y serrín, que son los que confeccionan los vecinos en los barrios, aunque también se pueden admirar grandes formatos hechos con madera, cartón y esponja, donde los trazos son mucho más definidos.Las alegorías, sobre todo, evocan momentos importantes de la vida social, política y deportiva del país, aunque también hay representaciones de episodios internacionales que han despertado el interés nacional.

Ya se ha hecho tradición encontrar muñecos con caretas de personajes extranjeros como los expresidentes Fidel Castro (Cuba), Álvaro Uribe (Colombia) o el ecuatoriano Lucio Gutiérrez.Tampoco falta el actual mandatario del país, Rafael Correa, aunque los más pequeños prefieren personajes de las series infantiles de televisión como Hulk o el Capitán América, entre otros.Sin embargo, una buena cantidad de ecuatorianos han preferido aprovechar el puente vacacional de cinco días establecido por el Gobierno, hasta el próximo miércoles, para visitar los distintos destinos turísticos del país, especialmente las playas costeras.Ello no altera la celebración, pues la quema de los “años viejos” es una tradición que se extiende por toda la geografía ecuatoriana y que incluso llega donde sus vecinos, especialmente en el sur de Colombia y el norte de Perú.




Volver arriba