Tailandia juzga a un activista británico que denunció la explotación laboral

Tailandia juzga a un activista británico que denunció la explotación laboral

BANGKOK (EFE).- Un tribunal de Bangkok comenzó hoy a juzgar a un activista británico pro derechos humanos acusado de difamar a una empresa frutícola tailandesa a la que denunció en un informe de explotación y penosas condiciones laborales.

Andy Hall, quien trabajó como investigador de la organización Finnwatch, detalló en un escrito publicado el año pasado las malas condiciones laborales de la empresa Narural Fruit Co., una de las mayores exportadoras de frutas de Tailandia.

Según el documento publicado por Hall, una de las fábricas propiedad de la empresa frutícola emplea a cientos de inmigrantes birmanos, algunos de ellos menores de edad, a los que les confisca el pasaporte y cuyo salario es inferior al mínimo impuesto por el Gobierno.

Los frecuentes desmayos por los golpes de calor y la sobrecarga de trabajo en condiciones sofocantes son otras de las prácticas denunciadas.

La empresa negó las acusaciones y llevó al activista a los tribunales al acusarlo de difamación.
Hall, quien se encuentra en libertad bajo fianza y con el pasaporte confiscado por las autoridades locales, se enfrenta a una pena de siete años de prisión por las acusaciones vertidas durante una entrevistas con Al Yazira, que componen la primera causa.

Además, tiene pendientes otras cuatro causas penales y civiles.
El Departamento de Estado para Tráfico de Personas de Estados Unidos rebajó a Tailandia al nivel 3 en su lista de países que no hacen suficientes esfuerzos para lograr los estándares mínimos contra el tráfico de personas, tras pasar los últimos cuatro años en el nivel 2 bajo vigilancia.

Miles de inmigrantes ilegales, la mayoría procedentes de Birmania (Myanmar) y Camboya, son empleados en Tailandia en la construcción, la agricultura o el procesado de pescado y marisco, donde a menudo están expuestos a abusos y explotación. EFE

Etiquetas: