Sigue la presión rusa

Sigue la presión rusa

EE.UU. alista la defensa de sus aliados europeos

Varios sujetos armados vigilan la unidad militar ucraniana de Sebastópol, ayer durante la intervención militar de Rusia en Ucrania

SEBASTÓPOL (AP y EFE).- La Flota rusa del Mar Negro bloqueó ayer el puerto de Sebastópol, adonde no pudo regresar el buque insignia de la Armada ucraniana, mientras la ciudad más rusa de Crimea se suma a los ánimos separatistas en la península.

Un buque de desembarco de bandera rusa se encontraba ayer fondeado a la salida del puerto, mientras otros dos, un dragaminas y otro barco de menor calado, permanecían anclados en la misma bahía en lo que parece un bloqueo marítimo en toda la extensión de la palabra.

Ante la imposibilidad de desplazarse libremente, como ha podido constatar Efe, dos barcos y dos submarinos de la Armada ucraniana se encontraban ayer anclados en su base.

Dada la situación y tras una misión de varios meses contra los piratas somalís en el golfo de Adén, la fragata “Guetman Sagaidachni”, el buque insignia de la Flota ucraniana del Mar Negro, tuvo que cambiar su rumbo y fondear en el puerto de Odessa.

“Esa decisión fue tomada por miedo a que la tripulación se pase al bando crimeo”, informó una fuente militar en Sebastopol a la agencia rusa RIA-Nóvosti.

Al parecer, muchos de los oficiales y marineros de la fragata son oriundos de las regiones del Este y sur de Ucrania, de mayoría rusoparlante, y han expresado su deseo de renunciar al servicio para jurar lealtad a las nuevas autoridades de la república ucraniana.

Durante los últimos días Kiev ha denunciado varios intentos de abordaje de buques de la Armada ucraniana en Sebastopol por parte de soldados rusos en lanchas.El primer ministro prorruso, Serguéi Axiónov, aseguró que todos los buques de la Flota ucraniana del Mar Negro que tienen como base Sebastópol deben subordinarse a la nueva Marina de Guerra de Crimea.”Aquel que controle Sebastopol, controlará el Mar Negro”, sostiene un dicho popular en esta ciudad, donde gran parte de la población perdió a algún familiar durante la Segunda Guerra Mundial.Fuerzas sin distintivos se han hecho con el control del arsenal de la base de misiles emplazada en el cabo de Fiulent, no lejos de Sebastopol.”Los rusos se comportan como si Sebastópol fuera su casa. Quieren demostrar que son los amos, pero nosotros resistimos. No pensamos rendirnos. Somos fieles al juramento de lealtad que le hicimos a Ucrania”, dijo por su parte un oficial de la Armada ucraniana a medios locales.Al mismo tiempo, reconoció que los militares rusos no amenazan con asaltar las unidades donde se encuentran los militares ucranianos, sino que entran e intentan convencer por las buenas a los oficiales para que renieguen de las autoridades de Kiev.Las fuerzas prorrusas ya controlan la base de guardacostas de Balaklava, antigua base secreta de submarinos soviéticos, donde ayer un comando de hombres encapuchados vigilaba los accesos a las instalaciones.Lo que se les resiste por el momento es el aeródromo de Belbek, cuya entrada estaba ayer bloqueada por las patrullas de autodefensa y un camión militar ruso Kamaz, tras el que se escondía un grupo de soldados.Ante las denuncias de Kiev de que los soldados rusos son fuerzas ocupantes, las autoridades locales responden que esos destacamentos son fuerzas de paz.

Por otra parte, París sirvió ayer para confirmar posturas distantes en la crisis en Ucrania y permitió sólo confirmar que el diálogo al menos continuará entre los múltiples representantes de la diplomacia internacional con intereses en ese país.

Al final de una intensa jornada de contactos entre ministros de Exteriores, convocados en realidad a la capital francesa para hablar del Líbano, los principales responsables admitieron que el acuerdo consiste en que seguirán hablando de Ucrania.

Así lo declaró el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que anunció concretamente un “acuerdo para proseguir las conversaciones con los rusos y ucranianos” para intentar resolver la crisis de Ucrania.

“Es muy importante resolver la cuestión por el diálogo, trabajamos por una solución”, declaró Kerry a la prensa al final de una jornada en la que se reunió en la capital francesa con el ministro ruso de Exteriores, Sergéi Lavrov.Lavrov había dicho lo mismo poco antes, tras negarse reiteradamente a reunirse con el nuevo representante de la diplomacia ucraniana, Andréi Deschitsa, que también había sido invitado a la capital gala.Pese a la ausencia de acuerdo concreto, Kerry se empeñó en considerar que se han producido “avances” y señaló que “es mejor la situación de hoy a la de ayer”.Kerry excluyó la posibilidad de acuerdo sin contar con el Gobierno ucraniano, por lo que justificó la presencia en París del ministro de Exteriores de ese país.

Asimismo, un enviado especial de la ONU acortó el miércoles su misión en Crimea después de ser amenazado por hombres armados que le ordenaron abandonar la región, en la que Ucrania y Rusia están enfrascadas en un tenso enfrentamiento, dijeron funcionarios de la misma organización.

Después de un enfrentamiento que comenzó cuando dejaba los cuarteles navales y continuó en un café, el enviado Robert Serry fue llevado al aeropuerto de Simferópol por los hombres armados y voló rumbo a Kiev, la capital de Ucrania, donde continuará su misión, dijeron los funcionarios.

Por su parte, la Casa Blanca adoptó ayer medidas para respaldar las defensas de los aliados en Europa en respuesta a la ocupación rusa de la península ucraniana de Crimea e incrementó el entrenamiento aéreo.

Ante la Comisión de Fuerzas Armadas del Senado, el secretario de Defensa Chuck Hagel dijo que Estados Unidos incrementó el entrenamiento aéreo conjunto con las fuerzas polacas. El Pentágono también aumentó la participación estadounidense en la vigilancia aérea de la OTAN en sus países bálticos, agregó el funcionario.Hagel se centró en las gestiones diplomáticas y la ayuda desde que Moscú invadió el territorio ucraniano.También agregó que habló ayer con el nuevo ministro de Defensa de Ucrania; y el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin Dempsey, lo hizo con su contraparte ruso horas antes. Ni Hagel ni Dempsey mencionaron alternativas militares.”Pido la continuidad de la moderación para propiciar una solución diplomática”, dijo Dempsey a los senadores. Desde el pasado fin de semana, las fuerzas rusas ocuparon gran parte de la península de Crimea, en el Mar Negro, donde los habitantes de habla rusa son mayoría. Moscú no reconoce al nuevo gobierno ucraniano que llegó al poder tras el derrocamiento del presidente prorruso el mes pasado, y ha aludido a sus intereses estratégicos así como a la protección de la etnia rusa para justificar su intervención. Hagel dijo que EE.UU. reafirmó su compromiso con los aliados en el centro y este de Europa, algunos de los cuales pasaron décadas el pasado siglo bajo la dominación soviética. Los países europeos analizan su respuesta a la crisis, temerosos de medidas que recuerden la Guerra Fría con la Unión Soviética y las consecuencias que podrían tener en el comercio y la alianza energética vitales para su economía. Asimismo, el Gobierno de EE.UU. pidió hoy a Rusia que opte por la “salida fácil” en la crisis en Crimea y permita el envío de una misión de observadores a esa república autónoma ucraniana.”Hay una salida fácil para Rusia y ciertamente esperamos que la tome”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, a los periodistas en el Air Force One rumbo a Connecticut, donde hoy el presidente Barack Obama, promoverá su propuesta para elevar el salario mínimo.

OTAN | Medidas

La OTAN adoptó ayer algunas restricciones para Rusia, ante la crisis en Ucrania.

Suspensión

El secretario general, Anders Fogh Rasmussen, anunció ayer la suspensión de la planificación de la primera misión militar conjunta con Rusia y de reuniones militares o civiles con ese país europeo.

Abiertos al diálogo

“Al mismo tiempo, queremos mantener la puerta abierta al diálogo político” con Rusia a través de embajadores, aseguró Rasmussen tras participar en una reunión del Consejo OTAN-Rusia.




Volver arriba